La Realeza de Europa se adapta, paso a paso, a las nuevas generaciones, mostrándose cada día más espontánea y cercana, con el objetivo de mantener la aprobación de sus ciudadanos y de mostrarles su apoyo de una forma más tangible. En este gran paso, Máxima de Holanda tiene la carrera ganada frente a otras reinas y princesas de Europa, mostrándose siempre de lo más natural y relajada en cualquier acto institucional que protagoniza.

Artículo recomendado

¿Volverán Guillermo y Máxima de Holanda a Sevilla por la Feria de Abril?

¿Volverán Guillermo y Máxima de Holanda a Sevilla por la Feria de Abril?

Pero no es la única. Esta misma semana, hemos podido ver a Victoria de Suecia en su faceta de "panadera" por un día en la visita que ha realizado con motivo de la inauguración de la nueva panadería de Polarbröd en la localidad de Alvsbyn, al norte de Suecia. La hija de los reyes Carlos Gustavo y Silvia no ha dudado en ataviarse con bata y gorro blanco de obrador mientras paseaba por las instalaciones muy atenta a las explicaciones del equipo

Victoria de Suecia
Gtres

La princesa también ha podido ver cómo se elaboraban enormes bandejas repletas de de panecillos redondos y planos por los que esta panadería sueca es tan famosa. Todo ello sin perder detalle y dejando claras sus ganas de ponerse "manos a la masa" para ayudar en esta deliciosa tarea.

Unas horas antes, era Máxima de Holanda la que protagonizaba unas imágenes que difícilmente veremos en la reina Letizia. La mujer del rey Guillermo acudía al Palacio Noordeinde a la conferencia de trabajo Más Música en las Aulas.

Máxima de Holanda
Gtres

Después de pronunciar el discurso de apertura de la fundación de la que es presidenta de honor, volvió a hacer alarde de su personalidad espontánea y natural animándose a tocar unos pequeños tambores con las manos, en unísono con el resto de asistentes. Una estampa que, sin lugar a dudas y a juzgar por su enorme sonrisa, disfrutó como una niña.