La princesa Victoria, heredera al trono sueco, ha sido a lo largo de toda su vida protagonista de infinidad de entrevistas, reportajes e incluso publicaciones. Sin embargo, hasta el momento se desconocían los gustos que la hija mayor de los reyes Carlos Gustavo y Silvia tiene en cuanto al mundo literario, teniendo en cuenta que su país de origen otorga cada año el galardón más importante de las letras, el Premio Nobel de Literatura.

Artículo relacionado

Ha sido este verano cuando, a través de la revista Vi läser, la hermana de la princesa Magdalena sorprendía contando qué lee y, sobre todo, cómo lo lee. Victoria confesaba que pertenece a un club de lectura privado, cuyos miembros no se conocen entre ellos y al que llaman "Nada".

Victoria de Suecia
Gtres

A diferencia de otras princesas de Europa, como lo es Mette-Marit de Noruega, quien ha confesado que no puede vivir sin los libros, Victoria de Suecia no ha sido una gran amante de la literatura en sus años de niñez. A eso se refirió cuando comentó extensamente su dislexia, trastorno que también padecen su padre y su hermano, el príncipe Carlos Felipe, y que le hizo aborrecer un poco los libros cuando era pequeña.

Cuentos como Pipi Calzaslargas u otros títulos del autor infantil sueco Lennart Hellsin eran para ella grandes retos que, con paciencia, su madre le leía cada noche. "Cuando era niña pensaba que sus libros era horribles sólo de mayor comprendí la oscuridad Astrid Lindgren", confesaba a la citada revista. Ahora asegura que es una de las lecturas que le da sus hijos, Estela y Óscar de Suecia.