El pasado 16 de agosto, la Casa Real holandesa anunciaba la muerte de la princesa Cristina, tía del rey Guillermo, a los 72 años de edad tras una larga enfermedad. La triste noticia pilló a Guillermo y Máxima de vacaciones en Grecia, donde pasan gran parte del verano.

No ha sido hasta este 22 de agosto cuando se le ha dado el último adiós a la hermana de la princesa Beatriz en una ceremonia privada y sorprendentemente colorida. Ha llamado la atención como todos los asistentes lucían en su solapa una bonita flor.

Artículo relacionado

Toda la familia real al completo han hecho un recorrido tras el ataúd, decorado con enormes girasoles, desde el Koepel van Fagel hasta el Koetshuis situado en el Palacio Noordeinde, en La Haya. Durante el trayecto, se ha podido ver a Máxima visiblemente apenada sin poder levantar la mirada del suelo y sujeta en todo momento a su marido.

Funeral holanda

Cristina ha hecho historia en la casa real holandesa ya que es la primera princesa en ser incinerada. Por tradición, todos eran enterrados en la cripta real de Delft, pero los últimos en hacerlo fueron los padres de la princesa, la reina Juliana y el príncipe Bernhard, que fallecieron en 2004.