Seguimos sin noticias de Charlene de Mónaco. La princesa, que regresó al Principado el pasado mes de noviembre tras varios meses atrapada en Sudáfrica, volaba a Suiza horas después para ingresar en una exclusiva clínica en la que curarse de "un estado de profunda fatiga general".

Artículo recomendado

Así será el tan esperado (y lento) regreso de Charlene de Mónaco a la vida pública

Así será el tan esperado (y lento) regreso de Charlene de Mónaco a la vida pública

En su ausencia y con miles de dudas en el aire sobre su regreso, el reconocido fotógrafo Christopher Morris ha publicado tres retratos inéditos de la mujer del príncipe Alberto que reflejan una profunda tristeza y melancolía en su rostro. Las imágenes fueron tomadas en 2015 en la finca de Roc Agel con vista a Mónaco desde el otro lado de la frontera con Francia, y en el Château de La Chèvre d'Or en Francia.

Charlene de Mónaco / Christopher Morris
Christopher Morris

En la primera de ellas, Charlene aparece junto a su perrita Ángel, que sostiene en brazos. La mascota falleció el pasado mes de octubre convirtiéndose en un duro golpe más para el complicado momento que estaba atravesando la princesa. "Te extrañaré mucho", escribió por entonces.

Charlene de Mónaco / Christopher Morris
Christopher Morris

En otras de las fotografías, Christopher Morris muestra a la cuñada de Carolina de Mónaco subida a un enorme tablero de ajedrez en postura victoriosa mirando al cielo y con los brazos abiertos. La princesa luce un pronunciado escote en la camisa que lleva debajo de un ajustado traje negro de chaqueta, y está descalza, símbolo de la ansiada libertad que ha manifestado desde su matrimonio.

Charlene de Mónaco / Christopher Morris
Christopher Morris

En la tercera imagen, la mujer de Alberto de Mónaco posa serie y solemne con un ancho vestido blanco con cuello vuelto y detalles bordados y en las mangas. Su mirada refleja una profunda tristeza que podría asemejarse a la que hemos podido ver en otras ocasiones, como durante su boda, cuando no fue capaz de contener sus lágrimas.

[Imágenes: Christopher Morris]