Parecía una gran noticia para la Casa Real de Holanda, sin embargo, no durará mucho tiempo. El acosador de la princesa Amalia, primogénita de los reyes Máxima y Guillermo, ha sido condenado a prisión, pero el tiempo que se ha asignado no parece ser suficiente.

Artículo relacionado

Wouter G, el hombre de 32 años que se ha obsesionado con la heredera al trono de los Países Bajos, es un exmilitar que sufre esquizofrenia y se niega a tomar medicamentos contra sus delirios. Por este motivo, solo permanecerá detenido durante tres meses, tal y como se ha ordenado desde el Tribunal de Distrito de Overijssel.

Amalia de Holanda

La princesa Amalia puede respirar tranquila, al menos durante tres meses.

Gtres

Las autoridades concluyeron que Wouter G. ha desarrollado una obsesión con la Familia Real, en especial con la princesa de 16 años, por lo que deberá someterse a un tratamiento psiquiátrico (TBS) y recibirá atención obligatoria al menos hasta 2024.

Ha sido a través de un amigo cercano de Amalia de Holanda como el exsoldado enviaba mensajes amenazadores "de naturaleza violenta, sexual y aterradora", entre los que estaban los planes de tender una emboscada a la joven para abusar de ella. Entre sus múltiples intentos fallidos, Wouter fue visto hace cuatro años por las inmediaciones de Villa Eikenhorst, la antigua casa de la Familia Real holandesa.

"Sí, chica. No hay escapatoria. Mi odio por ti sigue creciendo", eran algunos de los mensajes que enviaba a través de algunos seguidores de la propia princesa que denunciaron sus palabras. Además, el acosador llegó a asegurar que se encontraría entre la multitud durante el Día del Rey, una celebración en la que toda la población se echa a las calles y la familia real está muy cerca del público, con el objetivo de poder tocarla sin seguridad.