El 19 de mayo de 2018 la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor se convertía en foco de atención mundial. El hijo menor y rebelde del príncipe Carlos, Harry, se daba el "sí, quiero" con la actriz Meghan Markle. Un enlace por el cual ella dejó su trabajo en los estudios cinematográficos estadounidenses para entrar a formar parte de la Casa Real británica, cambiando su residencia habitual en Canadá por Frogmore Cottage, en Windsor.

Artículo relacionado

Ante las miradas en directo y vía televisión de millones de curiosos en todo el mundo, el príncipe Harry y Meghan Markle llegaron al lugar del enlace por separado generando unas expectativas que bien compitieron con la boda de Guillermo y Kate Middleton. Entre los invitados, no faltaron rostros conocidos del mundo del cine, la moda, el deporte y la televisión, como Elton John, el matrimonio Clooney, David y Victoria Beckham o la reconocida periodista Oprah Winfrey, así como varios miembros de otras Casas Reales de Europa.

Príncipe Harry y Meghan Markle

El 19 de mayo de 2018 Harry y Meghan se daban el "sí, quiero" en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor.

Gtres

El enlace no careció de controversias debido a los orígenes de Meghan como actriz, mujer divorciada y afroamericana. Sin embargo, rápidamente la exactriz se ganó la popularidad y el cariño de los británicos gracias a su cercanía y transparencia. La ahora duquesa de Sussex optó por dos vestidos para el día de su boda: el primero, firmado por Givenchy; el segundo, de Stella McCartney.

Príncipe Harry y Meghan Markle

Los recién casados realizaron un recorrido en el carruaje Ascot Landau.

Gtres

No faltaron guiños feministas durante la ceremonia, como la llegada de Meghan sola hasta el altar debido a la mala relación que mantiene con su padre. Durante el recorrido hasta la capilla, fue su madre Doria Ragland la que viajó en coche con ella, pero también tuvo su momento en soledad camino del altar. Fue entonces el príncipe Carlos quien la acompañó durante los últimos metros hasta su hijo. Además, la duquesa de Sussex eliminó la palabra "obedecer" de sus votos matrimoniales.

Príncipe Carlos y Doria Ragland

El príncipe Carlos y Doria Ragland tuvieron su papel acompañando a la novia en parte de su recorrido hasta el altar.

Gtres

Como anécdota divertida durante la ceremonia, los votos que pronunció el príncipe Harry provocaron la risa de todos los asistentes. "Sí quiero", pronunció el royal sin poder contener su sonrisa. Un tierno momento que se unía a las palabras más románticas improvisadas por el hermano menor de Guillermo de Gales al ver a su futura mujer: "Estás impresionante", pronunció sin poder evitarlo.

Después del enlace y el cambio de vestuario, el príncipe Harry y Meghan Markle estaban preparados para celebrar una fiesta vespertina de carácter más íntimo e informal a la que solo 200 únicamente invitados. Una muestra más de la necesidad que ambos tenían de celebrar su boda de manera más privada y cercana con amigos y familiares, ahora ya más alejados de las cámaras del mundo entero.