La pregunta sobre dónde será bautizado el nuevo bebé royal de la Familia Real sueca ha abierto la caja de pandora. En pocos días, los príncipes Carlos Felipe y Sofia darán la bienvenida a su tercer hijo y, a la espera de saber si será niño o niña, las cuestiones sobre dónde será bautizado ya empiezan a hacer ruido.

Artículo relacionado

El motivo es que los príncipes podrían decirle adiós a una tradición familiar en caso de que escojan un lugar diferente al que han hecho hasta ahora tanto ellos como Victoria y Magdalena de Suecia. Todos los hijos y nietos de la realeza sueca son bautizados en la Iglesia del Castillo en el Palacio Real o en el Castillo de Drottningholm, sin embargo, ellos se plantean una modificación de escenario.

Carlos Felipe y Sofia de Suecia

Los príncipes Carlos Felipe y Sofia de Suecia podrían romper una tradición familiar importante con el bautizo de su próximo bebé.

Gtres

Tras los cambios que el rey Carlos Gustavo anunciaba en otoño de 2019, el nuevo niño o niña será el primer nieto que nazca sin pertenecer a la Familia Real y sin recibir un título real, a pesar de que sí entra en la línea de sucesión al trono, pasando a ocupar el séptimo lugar, por delante de la princesa Magdalena y sus tres hijos.

Además de la pandemia, esta podría ser una de las razones por las que el príncipe y la princesa están considerando otro enclave bautismal. La posibilidad de flexibilidad es mucho mayor ahora que el monarca ha reducido los miembros oficiales de la Casa Real y conviene buscar espacios abiertos en los que los asistentes se sientan cómodos y seguros.

Carlos Gustavo, Carlos Felipe y Sofia de Suecia

El rey Carlos Gustavo junto a los príncipes Carlos Felipe y Sofia de Suecia en el bautizo del pequeño Alexander.

Gtres

Así, la ceremonia religiosa podría tener lugar en el Castillo de Solliden, en Öland, residencia verano de la Familia Real, donde tanto la época del año y las dimensiones permitirían un bautizo seguro al aire libre. Otra propuesta es el Castillo de Borgholm, tan querido por los príncipes Carlos Felipe y Sofia, tal y como ellos mismos nos mostraron el pasado verano.