El pasado viernes, 17 de junio, Ingrid Alexandra de Noruega celebraba sus 18 años con una cena de gala que se ha convertido en una de las reuniones royals más importantes de los últimos años, más aún teniendo en cuenta la complicada situación con motivo de la crisis sanitaria ocasionada por el covid-19.

Artículo recomendado

Ingrid Alexandra de Noruega, de largo y con tiara, deslumbra en su gran día

Ingrid Alexandra de Noruega, de largo y con tiara, deslumbra en su gran día

La hija mayor de los príncipes Haakon y Mette-Marit ha recibido, además de la visita de sus padrinos, algunas de sus homólogas en Europa, como Elisabeth de Bélgica y Amalia de Holanda y muchos familiares y miembros de otras Casas Reales, algunos presentes muy significativos por su mayoría de edad.

Ingrid Alexandra de Noruega
Gtres

Además de la preciosa tiara Boucheron Pearl Circle, que perteneció a la princesa Ingeborg y ha sido un regalo de su abuelo, el rey Harald, Ingrid Alexandra ha recibido la Orden del Elefante de manos de los príncipes Federico y Mary. Se trata de un regalo de parte de la reina Margarita, quien no pudo acudir a la celebración, pero sí quiso tener este detalle tan especial (su primera condecoración internacional) con la futura reina de Noruega.

Sus abuelos, además de la primera tiara que ha lucido en su vida y con la que ha hecho historia, le otorgaron dos joyas familiares más: un brazalete de brillantes que había pertenecido a la hermana del soberano, la princesa Ragnhild, y que la joven quiso lucir durante la velada; y un anillo de oro blanco con un gran diamante central, por parte de su abuela, que esta recibió de sus padres en 1954 con motivo de su Confirmación.

Ingrid Alexandra de Noruega
Det Norske Kongehuset / Ida Bjørvik

Algunas obras de arte, libros, joyas y exclusivas prendas de ropa han sido algunos de los demás regalos que Ingrid Alexandra ha recibido por su 18º cumpleaños. Un sinfín de obsequios que, sin duda, la princesa recordará siempre como una de las noches más especiales de su vida.