Con un nuevo papel desde Sudáfrica ayudando a solucionar la sucesión al trono de los zulúes tras la muerte del rey Zwelithini Goodwill, Charlene de Mónaco nos ha descubierto una habilidad hasta ahora desconocida gracias a dos imágenes de la princesa que desvelan, además, el bando en el que se ha posicionado en esta guerra familiar.

Artículo relacionado

"Su Majestad el rey Misuzulu del reino zulú se encontró con Su Alteza Serenísima la princesa consorte Charlène de Mónaco. Ella ha estado en Sudáfrica desde marzo, recuperándose después de una operación. Era una amiga cercana del rey Goodwill Zwelithini y asistió a su funeral. La princesa Charlene es la royal europea más cercana a cualquier royal africano. Nacida en Zimbabue y criada en Sudáfrica, fue nadadora olímpica, representando a su patria, Sudáfrica. Aunque no sea negra, se la considera la primera africana moderna que se casó en la realeza europea".

Junto a estas palabras, publicadas en una cuenta de Instagram especializada en Casas Reales en África, dos fotografías de Charlene acompañando al príncipe Misuzulu, el hijo mayor de su tercera esposa, la reina Mantfombi Dlamini, quien espera a recibir la corona a pesar de las discusiones que les han llevado hasta los tribunales.

Una compañía por la que se ha descubierto que la mujer del príncipe Alberto de Mónaco habla su mismo idioma. "La princesa Charlene también habla isizulu", idioma oficial del pueblo zulú y uno de los once idiomas oficiales de Sudáfrica. Un talento que choca con las complicaciones que siempre ha confesado encontrar a la hora de aprender francés, idioma principal del Principado, y que vuelve a dejar claro el amor y el respeto que la princesa tiene por su país natal.