Siempre hay especial atención a los movimientos de los mini royals del Principado en el Día Nacional de Mónaco, y este año, además de los mellizos Jacques y Gabriella, ha habido dos pequeños protagonistas más.

Artículo relacionado

Se trata de Stéfano, de tres años, y el pequeño Francesco, de dos, hijos de Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo. Los dos niños, mucho más formales que los hijos de Alberto y Charlene, primos de sus padres, han aguantado toda la jornada con una actitud de lo más calmada y formal.

Stéfano y Francesco Casiraghi

Stéfano y Francesco Casiraghi se han convertido en la aparición sorpresa y más formal de los mini 'royals' de Mónaco.

Gtres

Sin soltar la mano de sus padres y vestidos a juego, los pequeños han seguido muy formales la fiesta nacional. Ellos han sido los únicos nietos -de los siete que tiene- de la princesa Carolina que acudían este 19 de noviembre. Aunque llevan una vida totalmente alejada del ojo público, sus padres quieren que cada año participen en el Día Nacional, y así lo han hecho una vez más.

De esta manera, es posible ver cómo Stéfano y Francesco crecen año tras año, y la educación tan estricta que tienen gracias a la formalidad que sus padres muestran en todo momento. La elegancia también es un don heredado de sus progenitores, que no dudan en vestir a los pequeños acorde a la situación. En este caso, abrigados con unos clásicos abrigos marrones con doble botonadura y luciendo pantalones de pana -Stefano rojos y Francesco beis-, muy apropiados contra el frío.