El paradero de Charlene de Mónaco sigue siendo una incógnita empañada por la incertidumbre de su regreso real a su vida, sus responsabilidades y su rutina en el Principado. Desde que se anunciara su vuelta, el pasado mes de marzo, la princesa aún no ha sido vista en alguna actividad privada o personal ni ha participado en los compromisos institucionales a los que el príncipe Alberto ha continuado acudiendo, también con los mellizos Jacques y Gabriella.

Artículo recomendado

Nuevo disgusto para Alberto de Mónaco: "El Principado está recibiendo un complot"

Nuevo disgusto para Alberto de Mónaco: "El Principado está recibiendo un complot"

Y han sido -y están siendo- los Grimaldi el mejor de los apoyos de Alberto de Mónaco. Desde sus hijos, quienes han aumentado a pasos agigantados su presencia en actos públicos, hasta sus hermanas Carolina y Estefanía, sus sobrinos y las parejas de estos. Pero también los Wittstock mantienen su posición en el Principado a pesar de la ausencia de la princesa, guardando su lugar y "vigilando" que nadie se lo arrebate.

Gareth y Sean Wittstock
Gtres

Entre ellos, Gareth y Sean, los dos hermanos de Charlene, han sabido posicionarse tanto socialmente como profesionalmente para ocupar un puesto destacado y privilegiado en Mónaco que, además de no tener la intención de abandonar, les permite una cercanía prácticamente diaria con el soberano monegasco.

Por su parte, Chantell, la cuñada de Charlene, ha sido la primera persona en pronunciarse sobre la situación de la princesa tras su regreso. "No está claro aún donde se instalará ni nada de eso, es decir, acaba de llegar y tiene aún que situarse. La Princesa está muy contenta de ver a los niños y ellos de ver a su madre de nuevo", afirmaba a Daily Mail hace unas semanas.

Carolina de Mónaco, Jacques y Gabriella
Gtres

Las princesas Carolina y Estefanía también se están encargando de paliar la ausencia de Charlene, tanto a lo que institucionalmente se refiere, además de a la hora de cuidar y guiar a los mellizos Jacques y Gabriella. Ellas son, sin lugar a dudar, el mejor apoyo del príncipe Alberto a nivel personal y representativo del Principado. Una complicidad y confianza que parece que el tiempo lejos de casa de la princesa ha afianzado entre los tres hermanos.