El 2020 ha sido un año de lo más duro para la reina Silvia de Suecia. A la pandemia generada por el covid-19 y todos los cambios, miedos y restricciones que ha conllevado, la mujer de soberano Carlos Gustavo le ha añadido la reciente muerte de su hermano mayor, así como la de Dagmar von Arbin, la prima más longeva del rey Carlos Gustavo, el pasado mes de febrero.

Artículo relacionado

Fue el pasado mes de octubre cuando Walther Sommerlath fallecía a los 86 años de edad. El trágico final tenía lugar en el hospital universitario Karolinska en Huddinge, en los alrededores de Estocolmo, a causa de una enfermedad que el hermano de Silvia de Suecia llevaba arrastrando desde hacía tiempo.

Silvia de Suecia

El difícil año de Silvia de Suecia se ha rematado con el fallecimiento de su hermano, Walther Sommerlath.

Gtres

Era entonces cuando la Casa Real pedía respeto ante la situación, ya que se trata de un tema absolutamente privado. Sin embargo, la soberana se ha pronunciado al respecto tras pasar un periodo de duelo. "El dolor es el precio que pagamos por el amor".

En una entrevista con TV4 para el programa Kungahuset 2020, la reina Silvia reveló la causa de la muerte de su hermano, según la cual Walther Sommerlath no murió de coronavirus, sino de Alzheimer. Su memoria y percepción se deterioraron. "Es una enfermedad terrible", aseguró la royal sin poder contener la emoción.

Artículo relacionado

"Es doloroso. Poco a poco su conciencia desaparece y no se puede obtener ninguna respuesta, no se puede encontrar las correctas. Y te enojas, por eso fue muy difícil lidiar con ello. Especialmente en los últimos meses".

Cabe recordar que Silvia de Suecia estuvo al lado de su hermano en todo momento durante los últimos meses. Walther se mudó a una pequeña casa del siglo XIX ubicada en Nedre Sjöflygeln, a pocos metros del Palacio Real de Drottningholm, una de las residencias de la Familia Real. Allí residía junto junto a su hijo, Patrick, y sus dos hijas gemelas.

Carlos Gustavo y Silvia de Suecia

Los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia saliendo del funeral de Dagmar von Arbin, prima del soberano, el pasado mes de febrero.

Gtres

"No hay ningún manual que diga lo que me he perdido. ¿Quién dice dónde está ahora, qué sentido tiene ahora? ¿Estoy pidiendo demasiado o muy poco?", ha confesado la madre de la heredera Victoria ante las cámaras.

No es la primera vez que la reina Silvia pierde a un ser querido por la enfermedad de Alzheimer. Su madre Alice Sommerlath también murió en 1997 como resultado de la traicionera enfermedad. Por este motivo, la soberana siempre ha estado muy ligada a proyectos de concienciación y apoyo a pacientes con demencia. Una de las cuestiones prioritarias en su agenda.

"Realmente he estado trabajando con estos temas durante 25 años, pero era una situación completamente nueva. El alzheimer es algo terrible, tengo que decirlo", admitía sin poder evitar las lágrimas.