Medio año sin la princesa Charlene. Mónaco lleva más de seis meses sin compartir una imagen de la mujer del soberano Alberto en el Principado, concretamente desde el pasado 9 de febrero, cuando acudió junto a su esposo a la inauguración del Torneo de Rugby Mónaco Sevens 2021, que supuso la antesala a los Juegos Olímpicos de Tokio.

Artículo relacionado

Unas semanas más tarde, el 2 de abril, Mónaco compartía una instantánea de la pareja real junto a los mellizos Jacques y Gabriella en la que podía verse a la familia al completo en un tradicional y divertido plan. Sin embargo, nunca se llegó a concretar desde dónde los príncipes y sus hijos estaban pintando sus huevos de Pascua.

Charlene de Mónaco
Gtres

Nadie sospechaba entonces que Charlene de Mónaco pudiera estar ya en Sudáfrica y hubiera recibido la visita de Alberto, Jacques y Gabriella. Tampoco se sospechó nada cuando viajó hasta su país de origen para acudir al funeral de Goodwill Zwelithini, rey de los zulúes, celebrado el 18 de marzo. ¿Se quedó entonces allí la princesa?

A mediados de mayo de este año, la sudafricana comenzó una avalancha de mensajes e imágenes en redes sociales con las que, por fin, se tenían noticias suyas. Desde su tierra natal Charlene estaba participando junto a un equipo especializado en un proyecto contra la caza furtiva de rinocerontes.

Charlene de Mónaco
Palais Princier de Monaco

Durante su hazaña, el Principado comunicaba que la princesa había contraído una grave infección que la impedía coger un avión de vuelta a Mónaco. Una dolencia por la que ha sido intervenida en varias ocasiones y que le ha impedido celebrar su décimo aniversario con el príncipe Alberto. Tampoco ha podido asistir a dos de sus citas favoritas: la Gala de la Cruz Roja y la Gala por la Salud del Planeta, ni acompañar a sus hijos al primer día de cole.

Entre los múltiples mensajes a través de redes sociales y las escasas declaraciones del soberano con respecto a la situación con su mujer, se echan cada vez más en falta las explicaciones de la Casa Grimaldi. Ambos han hecho intentos de mantener su matrimonio a flote ante las fuertes críticas, sin embargo, las sospechas sobre que hay una razón de más peso no dejan de crecer.

Lo cierto es que, ya a 1 de octubre, la princesa continúa en Sudáfrica. Ni las esperanzas públicas de Alberto por tenerla antes en Mónaco ni sus mensajes de cariño y afecto hacia su familia, asegurando lo mucho que les echa de menos, han acortado las distancias. Física pero también sentimentalmente, Charlene está pasando uno de los momentos más críticos en su matrimonio que podrían, además, afectar a sus pequeños Jacques y Gabriella.

La preocupación de los ciudadanos es cada vez mayor, al haberla visto muy desmejorada en sus últimas imágenes de redes sociales, pero el Principado se mantiene en silencio. Queda esperar un regreso de lo más ansiado ya de cara a otras fechas muy importantes para ella: desde el Día Nacional de Mónaco, que se celebrará el 19 de noviembre, hasta el séptimo cumpleaños de sus hijos, el próximo 10 de diciembre.