Este sábado 6 de julio Suecia celebraba su Día Nacional, una fecha muy especial para el país que la Casa Real no ha querido pasar por alto a pesar de las excepcionales circunstancias que vive Europa con motivo de la crisis sanitaria mundial. Por ello, la heredera Victoria y su familia, el príncipe Daniel y sus hijos Estelle y Oscar, preparaban esta festividad con un posado que anunciaba uno de los días más importantes para su país.

Artículo relacionado

Además de izar las respectivas banderas en las residencias reales -Carlos Gustavo y Silvia, desde el Castillo de Stenhammar; Victoria y Daniel; desde el Palacio de Haga; y Carlos Felipe; desde Djurgården-, la princesa heredera cambiaba las puertas abiertas del Palacio Real por un tour virtual en el que ha mostrado alguna de las estancias más importantes, como la Galería Bernadotte o el Hall del Consulado.

Carlos Gustavo y Silvia de Suecia

Pese a que no se les esperaba en Estocolmo, ya que permanecían desde el inicio de la pandemia confinados en el Castillo de Stenhammar, ubicado el municipio de Flen, a una hora y media de la capital sueca, los reyes Carlos Gustavo y Silvia sorprendían a los ciudadanos con un posado desde el mismo Palacio Real. A pesar de haber protagonizado algunos vídeos a primera hora desde su actual residencia, los monarcas no han dudado en acudir a su cita con el Día Nacional del país.

Tras un posado tradicional en el que la madre de los príncipes Victoria, Magdalena y Carlos Felipe lucía el traje regional, su esposo ha pronunciado el discurso que cada año dirige a los ciudadanos suecos, unas palabras que han sido retransmitidas por televisión.

Carlos Gustavo y Silvia de Suecia
Gtres

En su mensaje, el monarca no ha olvidado la complicada situación que Europa vive actualmente, reconociendo el esfuerzo de los profesionales sanitarios y de otros colectivos que han estado al frente en la lucha contra el covid-19, así como el de cada uno de los ciudadanos a modo particular.

"Ha sido un momento difícil para muchos. Miles han perdido parientes cercanos y amigos. Otros han perdido su sustento. Los bautizos, bodas y funerales, ceremonias importantes en la vida, han sido cancelados. Y el futuro puede parecer incierto. No menos importante para aquellos estudiantes que ahora van a dar sus primeros pasos en la edad adulta. Se han hecho esfuerzos admirables y heroicos por muchos, en diferentes partes de la sociedad. Nadie mencionó que nadie lo olvidó. ¡Muchas gracias a todos!".

Carlos Gustavo y Silvia de Suecia
Gtres

"Ahora hay que aguantar. Suecia es un país rico en muchos aspectos. Pero nuestro mayor activo es la voluntad de ayudarnos unos a otros. Ahora debemos continuar movilizando ese recurso. Hemos celebrado muchos días nacionales. Pero nunca así", reconocía el monarca. "Este año no es como otro cualquiera. Nuestra celebración está a la sombra de la pandemia en curso, con las restricciones necesarias. Esto también se aplica al verano que ahora se encuentra en la puerta. Debemos considerar disfrutarlo lo más sabiamente posible, con juicio y responsabilidad", pedía a sus oyentes.

"Estimados celebrantes del Día Nacional. Hoy levantamos nuestra bandera a la cima. Celebramos nuestro país, nuestro hogar en la tierra. La tradición se mantiene. Creo que es un símbolo importante y bueno para Suecia: la Suecia que se mantiene unida y perdura, incluso cuando es difícil", concluía deseando un Día Nacional lo más feliz a pesar del excepcional momento.

[Imágenes: Pelle T Nilsson / SPA / Kungahuset]