Los Reyes mantienen su agenda oficial intacta a la espera del resultado del test PCR de la princesa Leonor, confinada en el palacio de la Zarzuela desde el pasado viernes debido a un caso positivo en su clase. Este miércoles, don Felipe y doña Letizia, se han trasladado hasta Zaragoza para asistir a la conmemoración del '125º aniversario de Heraldo de Aragón', acto en el que, además, recibirán el Premio Extraordinario que el diario concede por el papel de la Corona en la consolidación de la Democracia.

Artículo relacionado

Una vez más desde que retomara el trabajo tras el verano doña Letizia, con 48 años recién cumplidos, ha hecho uso de su fondo de armario aunque en este caso ha merecido la pena. La mujer de Felipe VI ha dejado atrás los looks descafeinados en tonos oscuros a los que ya nos había acostumbrado en sus últimas apariciones públicas y ha rescatado el vestido con falda lápiz y grandes botones laterales de Michael Kors que estrenó en su visita a la Casa Blanca en 2018, un duelo de estilo con Melania Trump de la que resultó victoriosa.

Felipe y Letizia

El diseño, de color coral, moldea a la perfección la figura de la Reina a quien parece que no afecta el paso del tiempo y que resalta aún más si cabe su bronceado. Tal y como ya hizo en aquella ocasión, ha completado el look con un cinturón plateado, además de los stilettos y cluch de ante a juego.

El matrimonio posaba a la entrada y dejaba entrever una gran sonrisa tras las mascarillas. Respecto a la elección beauty de la Reina no podía estar más favorecida con su melena suelta con ralla al medio y ligeramente ondulada. Finalmente, las joyas elegidas por doña Letizia no han tenido demasiado protagonismo: el anillo de Karen Hallam y los pendientes de aro de plata rodeada de circonitas de Coolook. ¡Un sí rotundo!

Artículo relacionado

Letizia