Este sábado 31 de agosto, don Felipe tenía una cita muy especial con motivo de la celebración de la confirmación de su ahijada, Ingrid Alexandra de Noruega. En este día tan especial, la hija de Haakon y Mette-Marit recibió infinidad de regalos, entre ellos uno muy especial de parte de Felipe VI.

Según ha podido confirmar Vanity Fair se trata de un brazalete de colores obra de Quirós Arte-Joyas. "Es una pulsera que lleva más de una docena de vueltas de zafiros de colores facetados". Sin duda, un gran regalo que según la joyería "supone muchas horas de trabajo porque va engarzada piedra por piedra de forma manual".

Artículo relacionado

Un presente que lejos de ser algo pensado de última hora "fue encargado hace dos meses" y según la fuente que ha hablado con la publicación tenían bastante claro que la pieza que querían era un brazalete para "una chica muy moderna, de su tiempo".

Ingrid Alexandra regalo

No es la primera vez que la Casa Real confía en esta joyería asturiana. Ellos fueron los encargados de diseñar la icónica insignia que recibió la princesa Leonor el pasado año durante los actos del triple centenario de la Basílica de Covadonda. Esta relación tan cercana con la joyería Quirós viene gracias a la reina Sofía, ha sido una de las clientas más fieles desde hace más de 20 años.

rey Felipe