La princesa Charlene ha regresado a Mónaco, sí. Pero no lo ha hecho ni a la vida pública ni a sus compromisos institucionales. Tampoco ha vuelto a casa, si por casa consideramos su residencia habitual en el Principado, junto a su esposo y los mellizos Jacques y Gabriella.

Artículo recomendado

Más de 6.000 euros al día: así es la lujosa clínica en la que Charlene de Mónaco ha permanecido ingresada durante cuatro meses

Más de 6.000 euros al día: así es la lujosa clínica en la que Charlene de Mónaco ha permanecido ingresada durante cuatro meses

Charlene está en Mónaco, pero por el momento se refugia en Roc Agel, el palacio de verano de los Grimaldi, un enclave muy especial para la familia, en la ciudad de Peille y con vistas al Principado, donde puede mantenerse alejada de los medios, "continuando su convalecencia" más tranquila. Allí pasó el confinamiento junto al príncipe Alberto y sus dos hijos.

Charlene de Mónaco
Gtres

Construido en 1957 por el príncipe Raniero III, la residencia principesca fue reformada hace siete años con el objetivo de modernizarla y de mejorar algunos arreglos necesarios desde hacía tiempo. Se trata de un enclave en el que la princesa Charlene se encuentra muy a gusto ya que ella mismo ha podido incluir detalles en diferentes estancias, por lo que se puede considerar el gran refugio de la sudafricana en Mónaco.

Por el momento, y tal y como se ha informado a través del comunicado oficial que anunciaba el regreso de la princesa, Charlene continuará recuperándose y fortaleciéndose unas semanas más. No hay fecha prevista para su reaparición pública, y tanto ella como su esposo piden "que su vida privada se siga respetando en el entorno familiar".

Artículo recomendado

Todas las claves que esconde el comunicado de la vuelta de Charlene de Mónaco

Todas las claves que esconde el comunicado de la vuelta de Charlene de Mónaco

"Tan pronto como su salud sea lo suficientemente fuerte, la Princesa espera otra vez pasar tiempo y socializar con los monegascos". Unas palabras de alivio para todos aquellos que esperan ansiosos el regreso "real" de la exnadadora, quien lleva alejada de la vida pública desde hace más de un año cuando decidió marcharse a Sudáfrica inmersa en una acción contra la caza furtiva de rinocerontes.