La madrugada del lunes la reina Silvia de Suecia salía del Palacio de Drottningholm en ambulancia. Según informaba horas más tarde la Casa Real, la soberana había sufrido una caída con la que se rompió varios huesos de la muñeca derecha, un altercado que no iba más allá de la fractura.

Artículo relacionado

"Desafortunadamente, la Reina se ha caído en su residencia de Drottningholm y quiso amortiguar la caída con su mano derecha. El dolor dejó claro que necesitaba atención médica, por lo que tomó la ambulancia para acudir al hospital Danderyd", informaba Margareta Thorgren, responsable de comunicación de la Corona.

Silvia de Suecia

La reina Silvia de Suecia ha sufrido un accidente en Palacio con el que se ha fracturado la muñeca derecha.

Gtres

A su regreso del hospital, la Casa Real volvió a emitir un comunicado en el que se aseguraba el buen estado de Silvia de Suecia. "La reina está de vuelta en casa en el Palacio de Drottningholm y se siente cómoda dadas las circunstancias". Sin embargo, la brevedad de estas informaciones y la seriedad de desplazarse en ambulancia por una sencilla caída han generado dudas.

El experto en Realeza Johan T. Lindwall ha cuestionado la forma de actuar de la Corona la madrugada del lunes. "¿Realmente se solicita una ambulancia por caerse y romperse la muñeca?". Tal y como explica a Allt om Kungligt, "en este caso, la reina tiene guardaespaldas las 24 horas. ¿No la podría haber llevado a uno de ellos al hospital?"

Artículo relacionado

Unas cuestiones que indican que la respuesta de la Casa Real ante el supuesto altercado resultó más que desproporcionada. La única explicación viable sería que era necesario cerciorarse del buen estado de salud de la reina, y de que la caída únicamente había provocado en una fractura de muñeca, sin haberse lesionado nada más.