Las polémicas por el noviazgo de la princesa Marta Luisa de Noruega y su ahora prometido, Durek Verret, no han cesado desde el inicio de su relación. Y, por supuesto, el anuncio de su próxima boda no iba a ser menos. Opiniones y críticas a las que ahora se ha sumado e rey Harald.

Artículo recomendado

Marta Luisa de Noruega y Durek Verret, felices, anuncian su compromiso tras años cargados de polémicas

Marta Luisa de Noruega y Durek Verret, felices, anuncian su compromiso tras años cargados de polémicas

El monarca, que lleva ya varios días siguiendo su agenda institucional tras las vacaciones, acudiendo a diferentes citas públicas, ha pronunciado sus primeras palabras sobre el hombre que está comprometido con su hija. Cabe recordar que el chamán es reconocido a nivel mundial por sus "dotes curanderas", pero también es duramente criticado por ello.

Marta Luisa de Noruega y Durek Verret
Instagram Märtha Louise

"Es un choque de culturas", ha confesado el rey Harald a Dagbladet durante su crucero por el condado de Møre og Romsdal que está realizando junto a su mujer, la reina Sonia. El soberano reconoce que las culturas de Noruega y la de Estados Unidos son muy diferentes y todavía están en proceso de conocerse y entenderse. "Estamos en un proceso y se resolverá solo".

Sobre las últimas declaraciones de su yerno quien ha instado a sus seguidores a no buscar atención médica profesional, Harald respondía contundente asegurando que el sistema médico noruego era uno de los más eficientes del mundo, y que el propio Durek había recibido atención por parte del mismo.

Harald de Noruega
Det Norske Kongehuset

En cuanto a la acusaciones racistas que ha sufrido Durek Verret en muchas ocasiones y frente a las que ha luchado junto con la princesa Marta Luisa, el soberano admitía que se trata de un comportamiento inaceptable y intolerante, mostrando su total apoyo a la pareja.

"Creo que gran parte de nuestra relación y por qué la gente tiene tanto problema con ella y tienen ese odio que nos envían hasta amenazas de muerte es porque no quieren ver a un hombre negro en la Familia Real porque nunca ha habido uno en la historia de las casas reales europeas y eso es algo enorme", explicaba la propia princesa recientemente.

[Imágenes: Det Norske Kongehuset]