Harald y Sonia de Noruega han arrancado favorablemente -y con el soberano plenamente recuperado de sus crisis de salud- su visita de Estado a Jordania -la primera de los reyes a este país-, como punto de partida de una gira oficial por Oriente Medio. Un viaje en el que este lunes eran cariñosamente recibidos por el rey Abdalá II de Jordania y su esposa Rania con una ceremonia de bienvenida en el Al Husseiniya Palace de Amman.

Artículo relacionado

Para su segundo día por el país árabe, los mandatarios han acompañado a sus invitados noruegos a visitar el yacimiento arqueológico Al-Maghtas, ubicado a orillas del río Jordán. Durante la jornada, Rania se ha convertido en la anfitriona perfecta de los reyes Harald y Sonia, mostrando infinitas muestras de cariño, sobre todo con la reina de Noruega.

Reyes de Jordania y de Noruega
Gtres

Pendientes de sus invitados en todo momento, los anfitriones han mostrado una sintonía más que evidente con ellos. Se trata de la primera visita que los monarcas noruegos realizan al país oriental y la 50.ª visita de Estado de su reinado. Las dos parejas han visitado este interesante enclave tomando muchas fotografías de cada uno de sus rincones. La esposa del rey Harald V no ha podido evitar sacar su teléfono móvil para hacer sus propias instantáneas al paisaje, mientas era acompañada muy de cerca por su compañera Rania.

Harald y Sonia de Noruega
Gtres

Horas más tarde, los reyes del Norte se dejaban ver por Petra, una de las siete maravillas del mundo y un otro de los enclaves arqueológicos más importantes de Jordania. Además, es la capital del antiguo reino nabateo, cuyos pobladores la llamaban Raqmu. De nuevo, los royals noruegos se han mostrado muy interesados y asombrados con cada una de las imágenes que iban sucediéndose en su ruta. En esta ocasión, no han podido disfrutar de la compañía de Rania y el rey Abdalá II de Jordania, aunque sí está previsto que vuelvan a coincidir antes de que se marchen del país.