A punto de cumplir su primer añito de vida, Charles de Luxemburgo vuelve a convertirse en protagonista de la agenda institucional de sus padres. Desde su nacimiento el 10 de mayo de 2020, el pequeño no ha dejado de conquistar cámaras y corazones, trayendo a la Casa del Gran Duque (antes Casa Gran Ducal) la felicidad y esperanza tan ansiadas desde hacía años.

Artículo relacionado

Este viernes, acompañado de sus padres los príncipes Guillermo y Stéphanie de Luxemburgo, el pequeño acudía en su honor a al municipio de Contern, donde ha tenido lugar la plantación de un cerezo con su nombre y fecha de nacimiento inscritos en una placa conmemorativa. Un acto que el principito ya ha repetido en alguna ocasión en los últimos doces meses.

Charles de Luxemburgo

Junto a sus padres, los príncipes Guillermo y Stéphanie de Luxemburgo, el pequeño se ha mostrado muy atento en todo momento.

Cour grand-ducale Luxembourg

La elección de este árbol no es casualidad, ya que se trata de una especie típica de la región del valle de Syre, que subraya el apego del municipio a esta variedad frutal. Un interés particularmente evidente en Medingen, una localidad de Contern conocida como "la aldea de las cerezas".

Charles de Luxemburgo

El principito Charles de Luxemburgo homenajeado en el municipio de Contern.

Cour Grand-Ducale / Sophie Margue

El pequeño Charles se ha mantenido muy atento durante todo el acto y, como viene siendo habitual en él, se ha portado fenomenal entre los brazos de sus padres. Pero también lo ha hecho en el suelo, donde ha podido jugar con la tierra que minutos más tarde se ha utilizado para plantar su cerezo. Como presente, el nieto de Enrique y María Teresa de Luxemburgo ha recibido una pala infantil en memoria del día de hoy.

Stéphanie y Charles de Luxemburgo

El principito ha recibido como obsequio una pala infantil en honor a su nacimiento.

Cour grand-ducale Luxembourg

Muy abrigado, incluso con una manta mientras sus padres escuchaban el discurso de rigor, hemos podido ver a un Charles de Luxemburgo muy crecido. Y es que el pequeño cumplirá su primer año de vida dentro de tres días. Una cita muy especial para el Gran Ducado que seguro que ya están preparando con mucha ilusión.

[Imágenes: Cour grand-ducale Luxembourg / Sophie Margue]