Bien demostrado está que el amor de Marta Luisa de Noruega por su pareja, el chamán Durek Verret, es más fuerte que cualquier tormenta mediática que se presente, y ahora la princesa ha declarado unas palabras que, tarde o temprano, iban a escucharse de su boca.

Artículo relacionado

En una reciente entrevista realizada en su país, la hija de los reyes Harald y Sonia no ha negado su intención de mudarse a Estados Unidos, concretamente a Los Ángeles, para estar más cerca de su novio. Un cambio que realizaría junto a sus tres hijas, Maud Angelica, Leah Isadora y Emma Tallulah.

Marta Luisa de Noruega y Maud Angelica

"Sí, puede ser que terminemos allí", respondió sin dudar un segundo. "Ahora mismo estamos en plena pandemia de covid y es difícil de planearlo, pero sí, queremos trasladarnos con el tiempo. Las niñas, por supuesto, se irán conmigo".

A pesar del cambio inminente, la princesa no planea dejar su residencia de Noruega. "De todos modos, mantendremos la casa en Lommedalen. Debemos tener un hogar en Noruega porque pasaremos mucho tiempo aquí. No podemos dejar la hermosa Noruega por completo", aseguraba ante los medios.

Marta Luisa de Noruega y Durek Verret

Por su parte, Marta Luisa dio a entender que Durek Verret no se ha planteado nunca mudarse a Noruega por motivos laborales, además de por no sentirse bien tratado por los medios de comunicación, por lo que la única opción de terminar con la distancia que los separa sería que ella se mudara a Estados Unidos. "En Noruega, nuestro noviazgo es muy pero que muy polémico. Yo debería estar con un consejero delegado, con un lord o alguien así, de alto nivel. Estar con un chamán es algo extremadamente fuera de lo normal. Es una locura".

Una situación que la pandemia ha complicado mucho. "Él está en Los Ángeles, y ahora no sabemos cuándo nos volveremos a ver", indicaba la princesa, y que retrasa además los planes de boda que la pareja ya ha manifestado en más de una ocasión.