La familia de Haakon y Mette-Marit de Noruega está de celebración. Este jueves 21 de enero la princesa Ingrid Alexandra, segunda en la línea de sucesión al trono, cumple 17 años. A un paso de la mayoría de edad, la joven mantiene un protagonismo institucional que pocas de sus homólogas de Europa alcanzan, todo ello debido al delicado estado de salud de su madre.

Artículo relacionado

Por detrás de Elisabeth de Bélgica y Amalia de Holanda, la nieta de los reyes Harald y Sonia ha mostrado en los últimos meses que está más que preparada para su papel, convirtiéndose en el mayor orgullo de sus padres en pequeños discursos pronunciados, así como en sus actividades deportivas de ocio.

Ingrid Alexandra de Noruega

La princesa de Noruega es segunda en la línea de sucesión al trono, por detrás de su padre.

Kongehuset

Amante de los animales, los deportes acuáticos y de nieve -al igual que sus padres y entre los que destaca el surf-, así como de la música y el piano, Ingrid Alexandra está inmersa en una férrea preparación educativa e institucional de cara a convertirse algún día en reina del país escandinavo.

Hace un año, la joven comenzaba su formación en un nuevo centro educativo. A través de un comunicado oficial, la Casa Real informaba de que la hermana de Sverre Magnus (15 años) se despedía en agosto de 2019 de la Escuela Internacional de Oslo en Bekkestua, donde ha estudiado desde 2014, separándose así de su hermano menor. Entonces regresaba al centro Uranienborg de Oslo, una escuela pública donde terminará sus estudios antes de acudir a la universidad.

Ingrid Alexandra de Noruega

La hija de Haakon y Mette-Marit de Noruega cumple 17 años más protagonista que nunca en la Corona de su país.

Kongehuset

Protagonista de los últimos actos familiares públicos, en los que se ha enfrentado a los micrófonos sin que le temblara el pulso ni se le entrecortara la voz -como fue el caso de la tradicional ceremonia que da paso a la Navidad-, Ingrid Alexandra ha demostrado que está más que preparada para sustituir a su madre siempre que se requiera apoyando a su padre en todo momento.

Su reputación en Noruega bate récords, convertida en un ejemplo para su generación y en símbolo de avance mejora y cambio. Cabe recordar que ella es la primera princesa noruega que nace con derecho a ser reina tras la abolición de la ley sálica en el país nórdico en 1990.

Casa Real de Noruega
Kongehuset

Además de a Sverre Magnus pequeño, la joven royal tiene otro hermano por parte de su madre: Marius Borg Høiby, siete años mayor que ella. Ambos mantienen de siempre una estrecha relación que, gracias a las apariciones algo más numerosas del hijo de Mette-Marit junto a su familia, se ha reforzado en los últimos meses.

[Imágenes: Kongehuset]