Amalia de Holanda cumplía la mayoría de edad este 7 de diciembre con un gran paso en su carrera hacia el trono de los Países Bajos: debutando en el Consejo de Estado con su primer discurso ante la atenta mirada de sus nuevos colegas y, por supuesto, sus orgullosos padres.

Artículo recomendado

Amalia de Holanda, visiblemente nerviosa, protagoniza su primer acto institucional como heredera oficial

Amalia de Holanda, visiblemente nerviosa, protagoniza su primer acto institucional como heredera oficial

Pero Máxima de Holanda también debe estar orgullosa del estilo que su hija mayor se está forjando, pese a las críticas recibidas en algunos momentos, la princesa ha sabido salir airosa con las elecciones que ha hecho para esta ocasión tan especial, agotando sus modelos en pocas horas.

Amalia de Holanda
Gtres

Tanto para parte de su posado oficial con motivo de su mayoría de edad, como para su primer día formando parte del Consejo de Estado, Amalia de Holanda optaba por dos vestidos de la firma holandesa LaDress by Simone, con la que se ha ganado una aclamación popular, siguiendo la tendencia de otras royals de Europa que apuestan por diseños de sus países.

La hermana mayor de las princesas Alexia y Ariane lució en estos dos días consecutivos el vestido Naomi de la citada diseñadora, un modelo exactamente igual pero con estampado diferente. El primero, en fondo negro y marrón de la prenda contrastaba con el dorado de los detalles; el segundo, en azul marino con pequeños adornos florales estampados en blanco.

Amalia de Holanda cumple 18 años
Koninklijk Huis / RVD - Frank Ruiter

El modelo, confeccionado en crepé, tiene un escote en V y falda a capas. También marca la cintura de la princesa que optaba en las dos ocasiones por unos zapatos tipo stilettos.

El precio de cada uno de los vestidos es de 259 euros, y a día de hoy está prácticamente agotado excepto algunas últimas unidades en la talla más pequeña. la XS. Para poder adquirirlo, la firma ha anunciado un pre-order con el que las clientas puedan asegurarse llevar, al menos por un día, un estilismo digno de una futura reina.