Europa está cambiando, y con ella la nueva generación de princesas que, el día de mañana, ocuparán los tronos de sus respectivos países. Desde la formación militar de Victoria de Suecia o Elisabeth de Bélgica y sus estudios fuera del extranjero, hasta las renuncias a sus pagas correspondientes o, por qué no, nuevas opciones a la hora de decidir con quién contraerán matrimonio.

Artículo relacionado

En este sentido, y a punto de cumplir la mayoría de edad, la princesa Amalia de Holanda tendrá el día de mañana una nueva opción: la posibilidad de continuar siendo reina si se casara con otra mujer. Así lo ha afirmado el ministro neerlandés, Mark Rutte, asegurando que el Gobierno no pondría ningún obstáculo si la primogénita de los reyes Guillermo y Máxima así lo decidiera.

Amalia de Holanda
Gtres

"El Gobierno considera que la heredera puede casarse con una persona del mismo sexo y no ve ningún obstáculo para que una ley permita su matrimonio con alguien del mismo sexo. Por lo tanto, la heredera o la Reina no tendrá que abdicar si desea casarse con una pareja del mismo sexo", se ha explicado a raíz dela publicación del libro Amalia, la llamada del deber.

Según ha apuntado el escritor y experto constitucional Peter Rehwinkel, la heredera al trono de los Países Bajos sí debería renunciar en caso de que así fuera su elección. Cabe recordar que en Holanda la Casa Real debe, además de informar al poder político de con quién se van a casar, obtener la aprobación del Parlamento para poder llevar a cabo cualquier matrimonio. Sobre los hijos de este supuesto matrimonio (de un donante, adoptados o a través de gestación subrogada), no se ha aclarado nada al respecto, pero sí hay que señalar que "la Corona es hereditaria y que los hijos nacidos de una unión de este tipo podrían cuestionar la sucesión al trono".