El Día del Rey en Holanda, celebrado este martes 17 de abril con motivo del cumpleaños del monarca Guillermo, traía al país una nueva festividad organizada bajo la sombra de la pandemia, pero en la que la familia de Máxima de Holanda supo darle una vuelta de tuerca para ponerle diversión y mucho color a la cita.

Artículo recomendado

El esperado posado familiar de Guillermo y Máxima de Holanda en el 'Día del Rey'

El esperado posado familiar de Guillermo y Máxima de Holanda en el 'Día del Rey'

Así, los reyes de los Países Bajos y sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane, protagonizaron un día repleto de actividades que comenzaron con su tradicional posado, en esta ocasión realizado en la localidad de Eindhoven. Una buena oportunidad para observar lo diferentes que son los estilos de las tres jóvenes y apuntar un dato importante sobre la primogénita de la familia: el estreno de su propio joyero real.

Máxima y Amalia de Holanda

La princesa Amalia estrena el joyero real de la familia con unos pendientes de diamantes y aguamarinas.

Gtres

Luciendo dos estilismos diferentes a lo largo del día, la princesa Amalia no destacó especialmente por ninguno de ellos. Sin embargo, sí hubo algo en su elección que llamó la atención y con lo que además ha hecho historia frente a otras royals de su generación: el estreno del joyero real de la familia, que ahora comparte con su madre.

A sus 17 años, Amalia escogió unos pendientes largos de diamantes y aguamarinas a los que acompaña una doble historia y con la que se convertía en la primera heredera y royal de su generación que recurre al joyero real para acompañar su imagen en un acto institucional.

Guillermo, Máxima y Amalia de Holanda

Guillermo, Máxima y Amalia de Holanda durante el Día del Rey.

Gtres

Por un lado, los diamantes de las piezas son un regalo que Máxima de Holanda recibió de su marido, el rey Guillermo, en 2009. Y las aguamarinas de corte briolette, forman parte de la colección de la reina Juliana, siendo unas de sus favoritas, y que se entiende que se las regaló su suegra, la baronesa Armgard von Cramm, con motivo de su enlace con el príncipe Bernardo.