El NLdoet o Día Nacional del Voluntariado es una fecha muy especial en los Países Bajos que los reyes Guillermo y Máxima procuran no perderse. Más cómplices que nunca y muy sonrientes, lo monarcas de Holanda han visitado la finca Op Aarde en Brielle, municipio fortificado de la Holanda Meridional que ocupa la antigua isla Voorne en nombre de la Orange Fund, que está presidida por ellos mismos y que impulsa esta acción solidaria por decimoctavo año.

Artículo recomendado

Guillermo y Máxima de Holanda viajan a Andalucía para regresar a Sevilla, lugar donde se conocieron

Guillermo y Máxima de Holanda viajan a Andalucía para regresar a Sevilla, lugar donde se conocieron

Durante su visita a la granja, Guillermo y Máxima de Holanda han seguido los pasos de la princesa Beatriz, quien acudía hace unos días a realizar tareas similares de limpieza del espacio y los animales que en él habitan. Así hemos podido ver unas insólitas imágenes de los soberanos con botas y herramientas de poda y mantenimiento.

Guillermo de Holanda
Koninklijk Huis

Tanto Máxima como su esposo Guillermo han acudido a la cita de voluntariado con cazadora blanca con el logo de la fundación que presiden, vaqueros y zapatillas que, en el caso de la reina de los Países Bajos, ha reemplazado por unas botas para ponerse en faena dentro de las cuadras de los animales.

Máxima de Holanda
Koninklijk Huis

Otras tareas que han realizado los monarcas han sido la poda de algunos árboles del recinto, poner a punto el mobiliario exterior para la llegada de la primavera y, con ella, de los esperados visitantes, decoración de los espacios interiores con plantas y, por supuesto, saludar a la mascota más especial de la granja, la labradora Ella, quien no dudó en mostrar su emoción al recibir a los reyes.

Máxima de Holanda
Koninklijk Huis

"Holanda no puede prescindir de voluntarios, Holanda se paralizará sin voluntarios. Lo vimos el jueves pasado en Harskamp", aseguró durante la jornada el monarca de los Países Bajos haciendo referencia a su visita a Harskamp, lugar de recepción de los refugiados que llegan desde Ucrania.

Beatriz de Holanda
Koninklijk Huis

A su marido se sumaba Máxima de Holanda añadiendo que, a pesar de las muestras de complicidad y la satisfacción por realizar este trabajo rodeados de otros voluntarios y trabajadores habituales de esta granja, "ha sido intenso, y las mujeres han hecho la mayor parte", bromeaba. Por su parte, se ha encargado de muchas de las diferentes tareas que requerían fuerza y destreza. Una acción que, sin duda, es muy bien vista por los ciudadanos y con la que vuelven a posicionarse como unos de los monarcas más cercanos y activos de Europa.

[Imágenes: Koninklijk Huis / Oranje Fonds / Remko de Waal]