No es ningún secreto el fuerte vínculo de los Grimaldi con el mundo de la moda. Siguiendo la estela de la icónica Grace Kelly, desde la princesa Carolina de Mónaco hasta sus hijos y sobrinos han mantenido esta pasión de una forma u otro, dejándose ver por todo el mundo en los front rows más codiciados.

Artículo recomendado

Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo reaparecen en una de las citas más importantes del Principado

Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo reaparecen en una de las citas más importantes del Principado

Pero si la que fue mujer del príncipe Raniero III de Mónaco se decantaba por Dior, una de sus firmas favoritas, su hija mayor lo ha hecho por Chanel, como embajadora durante años de la maison francesa y gran amiga del fallecido Karl Lagerfeld. Una relación que ha trasladado a su hija Carlota, a quien ha pasado el relevo recientemente.

Pierre Casiraghi, nuevo embajador de Dior
Dior

Así, Carlota "compite" con su cuñada, Beatrice Borremeo, nombrada imagen de Dior a comienzos de este año. Una representación de estilo que la italiana comparte a partir de ahora con su marido, Pierre Casiraghi, que sigue así los pasos de su abuela.

Dior lo ha anunciado recientemente asegurando que el sobrino de Alberto de Mónaco es todo un "icono de elegancia", perfecto para "encarnar la nueva faceta de sastrería reinventada constantemente por Kim Jones (director creativo de la línea masculina de la marca), sinónimo de su modernidad atemporal". Pierre Casiraghi luce ya en las primeras imágenes como embajador algunos de los diseños de Jones para Dior Homme.

Pierre Casiraghi, nuevo embajador de Dior
Dior

Ahora, junto a su esposa, veremos al hijo de Carolina de Mónaco lucir estilismos de la firma, al igual que ha destacado Beatrice en los últimos grandes acontecimientos del Principado, como en el último Baile de la Rosa (2019), emulando a Grace Kelly, o en el Día Nacional del Principado de ese mismo año, con un llamativo abrigo de rayas verdes y negras.

Por su parte, Pierre ya escogió a la maison francesa para asistir a la última edición del Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco este pasado verano. En concreto, lució uno de los icónicos trajes oblicuos de Kim Jones con el que no pasó desapercibido.

[Imágenes: Dior]