Máxima lo ha vuelto a conseguir, y esta vez con un guiño a la moda española. La reina de Holanda, experta en sorprender rematando sus estilismos con los complementos más acertados y llamativos, ha deslumbrado en su último acto oficial en la ciudad de Den Bosch.

Artículo relacionado

La esposa del rey Guillermo ha presidido el lanzamiento de un nuevo proyecto para luchar contra la deuda de alto riesgo en los hogares del país. Para la ocasión, que implicaba un dress code algo serio y sobrio, Máxima ha escogido un dos piezas de pantalón y cuerpo de manga larga con escote drapeado de una de sus firmas fetiche, Natan, en color azul marino. Lo ha combinado con una cartera a tono y zapatos de ante a juego.

Máxima de Holanda
Gtres

Como experta en dar un giro a sus looks a través de los complementos, la monarca holandesa ha aportado un punto arriesgado a su outfit con la elección de sus joyas. Además de un clásico reloj tank de Cartier, un especular anillo de zafiro y una pulsera de brillantes, Máxima ha deslumbrado gracias a unos llamativos pendientes de oro de la firma Jar. Con una preciosa forma de abanico, estas piezas exclusivas ya han sido lucidas por la royal en alguna otra ocasión.

Se trata de los pendientes perfectos para aligerar un look demasiado sobrio y, por qué no, rendirle un pequeño homenaje a la Casa Real española. Todo un estilismo de plena tendencia con el que Máxima vuelve a demostrar que siempre acierta.