Fruto de la relación de Estefanía de Mónaco y su guardaespaldas Daniel Ducruet nacía en 1994 Pauline Ducruet, segunda hija de la princesa monegasca por detrás de Louis Ducruet. Reconocida como todo un icono de estilo, en constante competencia con su prima Carlota Casiraghi, la joven de 27 años está cada día más entregada al amor.

Artículo relacionado

Y el afortunado es Maxime Giaccardi, un desconocido empresario del que Pauline no se separa ni un solo momento. Tanto es así que se le ha podido ver en algunas citas importantes del Principado, galas benéficas e incluso desfiles, a los que acompaña gustosamente a su "otra mitad".

Después de meses de amistad, la pareja formalizaba su relación en 2017, cuando ambos protagonizaron varias instantáneas en redes sociales en las que no faltaban los apodos cariñosos entre ellos. Lanzándose besos, cogiéndose en brazos y llamándose "my little baby", en el caso de Maxime a Pauline.

Un tiempo hasta la actualidad en el que han viajado Montecarlo, Grecia y muchos otros rincones del mundo, además de Mónaco, en el que hemos podido conocer algo más de este hombre con sonrisa permanente. Dueño fundador de una empresa llamada Oblivion Lifestyle Management con sede en el Principado, Maxime gestiona en clave exclusiva todo tipo de servicios (desde mayordomos o guardaespaldas hasta yates, jets, coches de lujo y entradas VIP a toda clase de eventos, como el premio de Fórmula 1 de Mónaco, el torneo de tenis de Montecarlo o la FIFA World Cup) para una clientela con muy alto poder adquisitivo.

El novio de Pauline también es gerente y fundador de la agencia inmobiliaria Infinity Homes, que trabaja en exclusiva con mansiones y pisos de lujo fuera del mercado habitual, ubicadas en Mónaco y la Costa Azul. Y a ello le suma su papel como uno de los representantes de la empresa de superyates Shoreside Support en Mónaco y copropietario de un restaurante de cocina libanesa en Mónaco llamado Mezze Kitchen.

[Imágenes: Instagram MAXIME GIACCARDI]