La batalla ha sido larga, pero finalmente Delphine Boël ha conseguido, además de ser reconocida como hija del rey emérito Alberto de Bélgica, adjudicarse los apellidos de la Familia Real además de otras ventajas como nueva princesa del país y el derecho de ser considerada Alteza Real.

Artículo relacionado

En consecuencia, también sus hijos, Joséphine y Oscar, de 16 y 12 años respectivamente, tenían derecho a ello, tal y como se ha indicado desde el Tribunal de Apelación de Bruselas. El cambio, que se finalizaba a principios del mes de octubre, nombrando a la artista de 52 años como nueva princesa de Bélgica, no se ha tardado en reflejar en la presentación de la propio Delphine.

Delphine Boël

Delphine Boël ya se presenta como Delphine de Sajonia-Coburgo en sus redes sociales.

Cordon Press

Tal y como ha mostrado en sus redes sociales, ahora se presenta como Delphine de Sajonia-Coburgo (Delphine de Saxe-Cobourg), en lugar de Delphine Boël. Una rapidez que quizá tenga mucho que ver con los encuentros que ha protagonizado con el rey Felipe y con los reyes Alberto y Paola. Por el momento, la artista sí ha mantenido el contenido de estas, por lo que permanecen sus obras, exposiciones y otros trabajos relacionados con el mundo del arte.

A pesar de que ella no puso demasiadas esperanzas en ello, la Familia Real sí ha aceptado este cambio, mostrando su deseo por mantener una relación cercana con Delphine. Para ello, se llevaron a cabo las dos reuniones que la Corona quiso inmortalizar a través de sus canales oficiales.

Artículo relacionado

"Este domingo 25 de octubre, un nuevo capítulo se ha abierto, impreso de emociones, de apaciguamiento, de comprensión y, también, de esperanza. Nuestro encuentro se desarrolló en el castillo de Belvédère. Una reunión durante la que cada uno pudo compartir, con tranquilidad y con empatía, sus sentimientos y su vida". Un vínculo que, tal y como se ha demostrado, seguirá desarrollándose para hacerlo más y más fuerte.