Una vez más, la distancia entre Alberto y Charlene de Mónaco vuelve a avivar los rumores de crisis entre la pareja. Unas conjeturas que aseguran el peor momento matrimonial para ambos, visible en los intentos de la princesa de callar estas informaciones y en sus propios rostros posando juntos en la tierra natal de la exnadadora.

Artículo relacionado

Mientras que Charlene permanece en Sudáfrica perdiéndose los planes de su marido y sus hijos, los mellizos Jacques y Gabriella, la expareja de soberano ha visitado el Principado echando aún más leña al fuego. Quizá el motivo haya sido el 18º cumpleaños del hijo en común de la exazafata y Alberto de Mónaco, Alexandre Grimaldi-Coste, una edad importante que bien merece ser celebrada.

Y es que madre e hijo han acudido al concierto de verano de la Cruz Roja, una visita de incógnito que los medios no han pasado por alto ya que en ese mismo evento también pudimos ver a parte de la familia Grimaldi con Charlene como gran ausente. "Ni está ni se la espera", comentaba el soberano a un amigo durante la pasada gala.

Con Charlene "fuera de combate" lejos de Mónaco, no sería la primera vez que el príncipe Alberto aprovecha para encontrase con su expareja. Fue en el 50º cumpleaños de Nicole (en 2019) cuando el soberano quiso acompañarla viajando hasta Reino Unido mientras su esposa permanecía de vacaciones en la isla de Córcega. Una muestra más de la buena relación que mantienen a pesar de que esto suponga una incomodidad más para la tranquilidad de Charlene.