Han sido muchos los príncipes y princesas que a lo largo de la historia han tenido que dejar de lado sus sueños y carreras profesionales para dedicarse en cuerpo y alma a su labor institucional. Desde la icónica Grace Kelly, por ejemplo, que abandonó Hollywood por amor, hasta la princesa Charlene, quien dejó de lado su carrera como nadadora olímpica para darse el "sí, quiero" con Alberto de Mónaco.

Artículo recomendado

El admirable respeto de Nicolás de Dinamarca por su abuela, la reina Margarita

El admirable respeto de Nicolás de Dinamarca por su abuela, la reina Margarita

Pero hay algunos que consiguen dedicarse a lo que más les apasiona en la vida, sobre todo aquellos que no están destinados a reinar y pueden mantener un papel institucional más bajo gracias a sus hermanos o primos. Es el caso de Nicolás de Dinamarca, de 22 años, quien lleva años desfilando y posando para firmas como Dior o Burberry, arropado por el orgullo de su familia.

Nicolas de Dinamarca
Gtres

El hijo mayor del príncipe Joaquín, fruto de su relación con Alejandra de Frederiksborg, está inmerso en su carrera profesional representando a diferentes marcas de moda a nivel internacional, compaginando sus estudios con las pasarelas de París, Nueva York y Milán, entre muchas otras.

Además de trabajar como modelo, el joven acude a todos los encuentros y fiestas del mundo de la moda, convertido en un habitual en este tipo de eventos, como el Clash de Cartier en Delight Studio, Estocolmo, celebrado esta misma semana.

Nicolás de Dinamarca
Gtres

Junto a él hemos podido ver a Benedikte Thoustrup, hija de Anders Thoustrup, expresidente de uno de los bancos más importantes del país, con quien mantiene una relación desde hace más de tres años. Nacida en la ciudad de Randers, Benedikte es una apasionada de la hípica, disciplina en la que ha competido desde que era niña.