Este 28 de agosto Nicolás de Dinamarca cumple 21 años. Lo hace repleto de ilusión y mirando hacia el futuro, sincerándose como nunca antes lo había hecho sobre su carrera como modelo -que compagina con sus estudios- y contando cómo han vivido en la familia el reciente ictus que sufrió su padre, el príncipe Joaquín, durante sus vacaciones de verano en el Castillo de Cayx.

Artículo relacionado

Con toda la familia presente con motivo del cumpleaños de su hermano menor Félix, que conseguía reunir a las dos esposas de su padre, a su madre Alejandra de Frederiksborg y a la princesa Marie, vivieron unos momentos complicados de los que el joven ha sabido sacar una lección.

Nicolás de Dinamarca

"La situación de mi padre ha conmocionado a toda la familia", confesaba Nicolás a BT. "Siento que ha unido aún más a toda la familia, y que debemos recordar y apreciar el hecho de que nos tenemos los unos a los otros".

Sin poder evitar alegrase por la rápida recuperación de su padre, cabe recordar que desde la Casa Real danesa se pedía discreción y tranquilidad sobre el tema, con el objetivo de que el hermano del príncipe Federico encuentre la paz que necesita para continuar su mejoría. Cabe recordar que el hijo mayor de la reina Margarita viajaba hasta esta residencia en Francia para acompañare durante unos días.

Nicolás de Dinamarca

Sobre su futuro profesional, Nicolás confiesa que sus estudios "van bien. Disfruto con ello y lo encuentro emocionante". El joven compagina su carrera como modelo, desfilando para grandes firmas internacionales, con la carrera de Administración de Empresas en la Copenhagen Business School (CBS), de la que no descarta realizar algún curso en el extranjero. "Lo que me depara el futuro de forma puramente profesional, todavía no lo sé. El equilibrio que mantengo entre el estudio y el trabajo, lo seguiré manteniendo, todavía disfruto trabajando como modelo", asegura al citado medio danés.

Nicolás de Dinamarca
Gtres

Al contrario que su progenitor, que actualmente es agregado de Defensa en París, Nicolás no tuvo una buena experiencia con la formación militar. Su propio padre llegó a confesar su arrepentimiento al haber presionado a su hijo para recibir una formación militar. Una anécdota que prácticamente ha quedado en el olvido.

[Imágenes: Det Danske Kongehus]