Este martes 20 de octubre la emperatriz emérita, Michiko de Japón celebraba sus 86 años, un cumpleaños marcado por unos meses complicados. En primer lugar con motivo de la crisis provocada por el covid-19; en segundo, por el cambio de vivienda que tanto ella como su marido, el emperador Akihito, realizaban el pasado mes de mayo, abandonando el Palacio Imperial para regresar temporalmente a la residencia en la que criaron a sus hijos, la Villa Imperial de Hayama, en la prefectura de Kanagawa, donde la familia suele pasar algunas temporadas de descanso en invierno.

Artículo relacionado

A pesar de que como suelen hacer por tradición cada año la emperatriz solía salir a saludar y agradecer las muestras de cariño recibidas por su gran día, Michiko, mostrando en todo momento una gran preocupación por la pandemia, ha procurado no salir de su residencia ni recibir a ningún invitado.

Akihito y Michiko de Japón
Gtres

Desde que salieron del Palacio Imperial para dejar paso a los nuevos emperadores del país nipón, Naruhito y Maskao, la pareja ha mantenido una rutina de lo más tranquila y plácida, dedicándose largos paseos por las inmediaciones de la residencia.

Y así han celebrado el cumpleaños de la emperatriz emérita, disfrutando de los bonitos jardines repletos de flores, entre las que pueden verse lirios de día, que trajeron del Palacio Fukiage Sentō, y un tipo de girasol que simboliza el terremoto que sufrió el área de Kōbe, en el oeste de Japón, en 1995.

Akihito y Michiko de Japón
Gtres

Cogidos del brazo como han hecho desde hace 61 años -contrajeron matrimonio el 10 de abril de 1959-, los dos exmandatarios alzaban sus miradas al cielo al pasar un avión con una ilustración del amabie, un tipo de yōkai, una criatura sobrenatural, que tiene el poder de proteger contra las enfermedades.

La imagen estaba dedicada a Michiko, quien agradecía con sus gestos la emoción en un día tan especial para ella. Ahora queda que celebren en familia el cumpleaños, en una pequeña reunión a la que probablemente puedan acudir sus tres hijos -Naruhito, Fumihito y Sayako Kuroda- además de sus cuatro nietos.