La segunda ola de la pandemia provocada por el covid-19 ha mantenido a la princesa Mette-Marit alejada de los medios de comunicación. La mujer de Haakon de Noruega pertenece a los grupos de más riesgo debido a la fibrosis pulmonar que le fue diagnosticada hace dos años, por lo que ha reducido su agenda por motivos de seguridad sanitaria, además de por las dolencias y molestias que sufre debido a su enfermedad.

Artículo relacionado

Desde principios del pasado mes de octubre cuando acudía a la presentación de la nueva obra de su amigo Geir Gulliksen, la nuera de los reyes Harald y Sonia únicamente ha aparecido en una ocasión: una competición de surf en la que participaba su hija Ingrid Alexandra, a la que asistió junto al resto de la familia para animar a su primogénita.

Haakon y Mett-Marit de Noruega

Después de dos meses inactiva, Mette-Marit ha vuelto a retomar su agenda institucional.

Sin embargo, parece que la Navidad ha mejorado los ánimos de Mette-Marit. Precisamente por el segundo domingo de Adviento, la princesa aparecía junto a su marido Haakon en un pequeño café de Oslo en el que tuvieron una amena charla con la dueña del local, a la que le obsequiaron con una tradicional corona navideña.

Desde entonces, la pareja ha protagonizado dos compromisos institucionales más: un encuentro virtual con estudiantes en el que aprovecharon para conocer las opiniones de diferentes jóvenes sobre los cambios que ha sufrido la educación este atípico año; y una charla, también digital, con dos jubilados activos en el municipio de Sel para quienes, como tantos otros, la pandemia se ha interpuesto en el camino de pasar tiempo con familiares y amigos.

Este domingo, para encender la tercera vela de Adviento, los príncipes herederos se han sumado a otras Casas Reales de Europa y han aprovechado para enviar un mensaje navideño en familia. Así, acompañados de Ingrid Alexandra y Sverre Magnus, Mette-Marit y Haakon han protagonizado un vídeo en el que se les puede ver disfrutando de una merienda de Navidad.

Además de compartir algunos dulces, los royalshan enviado un mensaje conjunto a todos los ciudadanos noruegos, mientras que el benjamín del clan se levantaba para encender las tres velas correspondientes.

Casa Real de Noruega

La Casa Real de Noruega protagoniza el mensaje navideño más idílico encendiendo la tercera vela de Adviento.

Familiar, animada y, sobre todo, muy feliz. En el vídeo es posible ver a Mette-Marit con un aspecto de lo más saludable, al igual que en sus últimas dos apariciones, en las que junto a su marido han vuelto a convertirse en el tándem perfecto de la Realeza de Europa.

A pesar de que la princesa no está capacitada -debido a su enfermedad- para seguir el ritmo de Haakon, lo cierto es que siempre que puede se esfuerza en esta a su lado. Motivo por el cual la primogénita de la pareja tiene una presencia institucional mayor que otras princesas de su generación.

[Imágenes: Det Norske Kongehuset]