Hace más de dos meses que la princesa Mette-Marit estaba desaparecida en combate. La segunda ola de la pandemia ha mantenido alejada del foco social a la mujer del heredero Haakon de Noruega, a pesar de que este sí ha tenido que mostrarse al pie del cañón para con la Corona por las diferentes bajas del rey Harald.

Artículo relacionado

Desde su participación en la presentación de la nueva obra de su amigo Geir Gulliksen, Vuelve a ser amable, que tuvo lugar el pasado mes de octubre, Mette-Marit no se ha dejado ver, a excepción de su asistencia a una competición de surf en la que participaba su hija Ingrid Alexandra. ¿La razón? La fibrosis pulmonar que le fue diagnosticada hace dos años y por la cual pertenece a los grupos de más riesgo frente al covid-19.

Haakon y Mette-Marit de Noruega

Los príncipes Haakon y Mette-Marit de Noruega reaparecen juntos por el segundo domingo de Adviento en un café de Oslo.

Pese a que su marido está viviendo una época de lo más ajetreada en su compromiso institucional, ya que han sido varios los momentos desde la vuelta de vacaciones de verano en los que el heredero ha tenido que coger el relevo del rey Harald -por su reciente operación de corazón además de por una cuarentena preventiva de los soberanos debido a un caso positivo en Palacio-, Mette-Marit ha anulado casi por completo su agenda por precaución.

Por este mismo motivo ha resultado sorprendente ver a la princesa este fin de semana protagonizar el segundo domingo de Adviento. Junto a su esposo, Mette-Marit visitaba un café de Oslo en el que tuvieron una pequeña charla con la dueña del pequeño comercio. El encuentro ha sido publicado en las cuentas oficiales de la Casa Real a través de un vídeo.

La pareja quiso obsequiar al café con una bonita corona de Adviento a la que encendieron sus dos primeras velas, como bien manda la tradición. Precisamente hace una semana la reina Sonia de Noruega daba por inaugurado el periodo de Adviento con un vídeo en el que mostraba sus mejores deseos para las fiestas que se avecinan. "Creo que debemos compartir la luz y la esperanza entre nosotros", pedía la mujer del rey Harald consciente del año tan complicado que se está viviendo en todo el mundo.⁣

[Imágenes: Det Norske Kongehuset]