Sin ánimo de ofender por la situación ocasionada por la crisis sanitaria mundial, la Casa Real de Noruega se enfrenta esta semana a una complicada noticia. Y es que, conocida por ser una gran amante de los animales, la princesa Mette-Marit confirmaba que uno de sus perros ha sido diagnosticado de cáncer.

Artículo relacionado

Muffins Krakebolle y Milly Kakao, los dos labradoodles (cruce de labrador con caniche) de Haakon y Mette-Marit han sido protagonistas de un sinfín de tiernas instantáneas junto a la Familia Real de Noruega. Ellos cuentan incluso con su propio álbum de fotos en la página oficial de la Casa Real, y les acompañan en los momentos más especiales así como en sus días de vacaciones.

Casa Real de Noruega

Muffins Krakebolle y Milly Kakao son los inseparables labradoodles de la familia de Haakon y Mette-Marit de Noruega.

Det Norske Kongehuset / Lise Åserud

Tal y como ha informado el diario Se og Hør, la perrita Muffins Krakebolle ha tenido que ser operada para extirparle un quiste cancerígeno. Por el momento, la Casa Real no se ha pronunciado sobre el estado de salud del animal, que permanece en observación. Sin embargo, no cabe duda de que se trata de una complicada situación para la familia, sobre todo para la princesa Mette-Marit, quien siente un gran amor por sus amigos de cuatro patas.

Desde que llegaron a casa, las dos mascotas han estado junto a sus dueños en todo momento, han viajado con ellos de vacaciones e incluso acuden a las citas más importantes para la Corona. Ellos no faltan tampoco a los tradicionales posados que cada año los príncipes herederos realizan junto a sus hijos, Ingrid Alexandra y Sverre Magnus.