Este fin de semana tenía lugar en Carolina del Norte, en el condado noruego de Rogaland, la primera edición dedicada al surf de la Copa del Rey en la que, además de que los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit hacían los honores de entregar los galardones, su hija mayor Ingrid Alexandra participaba junto a un grupo de amigos y compañeros.

Artículo relacionado

Pero la joven de 16 años no solo ha sido partícipe de la competición, sino que se ha hecho con la victoria. Siguiendo la pasión de su padre por las actividades acuáticas, no cabe duda de que ella también es una gran deportista sobre las olas. "Hoy, la princesa Ingrid Alexandra ganó la final de Carolina del Norte en surf para mujeres junior", indicaba la Casa Real noruega.

Ingrid Alexandra de Noruega

La princesa Ingrid Alexandra ha heredado la pasión de su padre por los deportes acuáticos.

Junto al orgulloso anuncio, que también compartía la princesa Mette-Marir a través de sus redes sociales, se publicaban varias imágenes de la joven en su tabla y sobre las olas, así como a su familia que no ha apartado la mirada en ningún momento, especialmente su hermano menor, el príncipe Sverre Magnus.

Debido a las bajas temperaturas que las aguas del lugar tienen en esta época del año, Ingrid Alexandra se ataviaba con un equipo de lo más profesional: un buzo de neopreno con capucha incorporada y una camiseta amarilla con la que proporcionaba más visibilidad a sus espectadores.

Casa Real de Noruega

La Familia Real noruega no ha apartado la mirada de los movimientos de la princesa en ningún momento, especialmente su hermano menor, el príncipe Sverre Magnus.

Desde bien pequeños, los dos hijos de Haakon y Mette-Marit han mostrado su afición por el surf y otros deportes acuáticos. Precisamente hace dos años, los príncipes herederos practicaban su destreza sobre la tabla en Jæren, localidad que acogía el Campeonato de Europa. También fueron vistos en Formentera el verano pasado.

Y era este verano, sin poder salir de vacaciones fuera del país, cuando la familia aprovechó para practicar sus aficiones sobre las aguas de las islas Lofoten, cuando les acompañaron durante unos días Marius Borg Høiby, hijo de Mette-Marit, y su novia, la modelo Juliane Snekkestad.

[Imágenes: Kongehuset]