La idea era bonita y comprensible, y así lo explicó Meghan en la reciente y explosiva entrevista con Oprah Winfrey -emitida el 7 de marzo en Estados Unidos y el pasado sábado en España-. El príncipe Harry y ella habrían contraído matrimonio tres días antes de su boda pública, con el objetivo de leerse sus propios votos en privado y tener un enlace más íntimo.

Artículo relacionado

"Nadie lo sabe. Pero llamamos al arzobispo [de Canterbury] y le dijimos: Mira, este espectáculo, es para el mundo, pero queremos nuestra unión entre nosotros", aseguró la exactriz durante su encuentro en televisión con la reconocida presentadora. Una razón más que comprensible y que habría podido llevarse a cabo días antes de aquel 19 de mayo de 2018.

Harry y Meghan Markle boda

El príncipe Harry y Meghan Markle el día de su boda, en mayo de 2018.

Gtres

Sin embargo, Meghan Markle y el príncipe Harry han tenido que rectificar. Después de que el certificado de su boda saliera a la luz y el propio arzobispo de Canterbury, Justin Welby, desmintiera que ambos se dieran el sí, quiero antes del enlace oficial, un portavoz de la pareja ha confirmado al diario The Sun que en no se casaron tres días antes.

El portavoz de Meghan y Harry ha asegurado que la pareja dijo que habían “intercambiado votos personales en privado unos días antes de su boda oficial/ legal el 19 de mayo”. No obstante, en la entrevista Meghan aseguró: “Sabes, tres días antes de nuestra boda, nos casamos. Nadie lo sabe”.

Artículo relacionado

Una rectificación que llega después de que el diario The Sun sacara a la luz el certificado de su boda, que confirma que ambos se dieron el sí, quiero el 19 de marzo de 2018 en el castillo de Winsor. Un certificado que vino a refutar las palabras del propio arzobispo de Canterbury, Justin Welby, quien aseguró poco después de la entrevista que él no celebró ninguna boda