El viaje de Meghan Markle a África nos está mostrando a una duquesa de Sussex mucho más cercana y profesional, eso sí, sin perder un ápice de su personalidad que pasa por poner el bienestar de su hijo por encima de cualquier cita institucional.

Si bien la relación de la mujer del príncipe Harry con la prensa no es muy buena, cabe recordar que ya ha emprendido medidas legales para frenar el "acoso y derribo" al que se siente sometida. Durante su estancia en África no ha tenido reparos en hablar de su vida privada.

Artículo relacionado

Durante su visita a una escuela local cercana a Johannesburgo, Meghan confesó que está haciendo malabarismos para combinar la maternidad con todos sus compromisos oficiales. Tanto así, que la casa real ha tenido que adaptar su agenda a los horarios del pequeño: "Nos está yendo bastante bien. Han sido muy amables conmigo porque todos los horarios están basados en los tiempos de alimentación de Archie". Y es que, Meghan sigue amamantando a su pequeño de cinco meses por lo que es inevitable esta alteración en la agenda.

Meghan Markle escuela África

A la vez, aseguró que está encantada con esta gira africana "vale la pena. Para nosotros está siendo un viaje realmente especial". Y no nos cabe duda, ya que se trata del primero que hacen como una familia.