Máxima y Guillermo de Holanda continúan afrontando su agenda en común con ganas de recuperar la popularidad perdida durante el año pasado. Así, los soberanos han pasado este fin de semana una jornada de voluntariado en la que, enfundados en vaqueros, camisetas y deportivas, han realizado diferentes tareas de limpieza y jardinería.

Artículo relacionado

Su cita ha tenido lugar en la Casa de la Cultura de Paulus, en la localidad de Oegstgeest, al oeste del país, donde se sumaban el viernes pasado a la lista de voluntarios de la organización NLDoet para formar parte de una de las campañas solidarias más importantes de los Países Bajos que el año pasado no puedo realizarse debido a la pandemia.

Máxima y Guillermo de Holanda
Gtres

Así, con guantes, bayetas en mano y cubos con producto desinfectante, pudimos ver al rey Guillermo y a su mujer aplicarse en diferentes tareas de limpieza del hogar de personas mayores, así como de jardinería y cultivo de pequeños huertos. Trabajos que "son una parte importante de los museos holandeses", reconocían los soberanos ensalzando la labor de los voluntarios.

"El período de pandemia ha demostrado lo importante que es el trabajo voluntario", explicaba el soberano antes de iniciar la jornada.

Máxima de Holanda
Gtres

Unas tareas que han sorprendido a los holandeses al ver a sus monarcas "manos a la obra", tan cercanos y dispuestos. Unas imágenes con la que, sin duda, Máxima y Guillermo pretenden volver a convertirse en los reyes queridos y admirados que han sido siempre.

Por su parte, mientras la argentina se encargaba de limpiar la iglesia de la Casa de la Cultura, el rey Guillermo se encargó de eliminar las malas hierbas del recinto, para lo cual no dudó en arrodillarse. Antes de ello, estuvo engrasando las paredes de madera y los paneles del gran salón.

Guillermo de Holanda
Gtres

"Durante esta mañana ya se ha hecho el trabajo duro de limpieza", indicó al cambiar de tarea. Unos trabajos a los que se ha querido sumar su madre, la princesa Beatriz, quien ha estado realizando pequeñas tareas de jardinería con flores.

Beatriz de Holanda
Gtres

Sonriente y muy activa, la exsoberana ha querido acompañar a su hijo y su nuera, además de al resto de voluntariados, en una acción tan importante, no solo para el país, sino también para la imagen de la Casa Real de Holanda que poco a poco recupera la normalidad y el cariño de los ciudadanos.