Máxima lo ha vuelto a hacer: su traje amarillo de Zara, el estilismo que más ha dado que hablar de la reina de Holanda vuelve a convertirse en protagonista de su agenda. Más que llamativo, low cost y, ahora, reciclado. Imposible que pase desapercibida.

Artículo relacionado

Siguiendo su estrategia de mostrar una filosofía menos consumista en la que aprovecha las prendas de su armario en varias ocasiones. Máxima de los Países Bajos recuperaba este miércoles uno de sus looks más conocidos. Lo hacía prácticamente con los mismos complementos de la última vez, todos ellos en color negro: una camisa clásica; un bolso de mano con asa de bambú, firmado por Gucci, también de su fondo de armario; unos zapatos de tacón tipo botines; y sus ya conocidos pendientes en forma de aro bambú XL de Cartier, que también le hemos visto a la reina Leticia y a la princesa Leonor.

Máxima de Holanda
Gtres

Este estilismo working girl lo escogía para su visita al camping de Oostkapelle, un pintoresco enclave ubicado junto a la playa en la provincia de Zelanda, dentro del marco de las consecuencias que la crisis sanitaria ha provocado en el turismo.

El traje en sí, de marcado patrón oversize, está confeccionado en un intenso color amarillo. La chaqueta larga de diseño cruzado, cuenta con cuatro botones negros en contraste y bolsillos a los lados. El pantalón, por su parte, es de vestir de tiro alto con la pernera ancha y el bajo acampanado. En su momento, el look de dos piezas tenía un precio de 120 euros.

Máxima de Holanda
Gtres

El llamativo traje de chaqueta se convirtió en tendencia en sí mismo. Después de la mujer del rey Guillermo de Holanda, lo lucieron otros rostros conocidos como Ivanka Trump o Vicky Martín Berrocal, e influencers del mundo de la moda como Rocío Osorno.