Han sido muchos los meses que, con motivo de la pandemia ocasionada por el covid-19, la Realeza de Europa ha paralizado la mayoría de sus citas y eventos institucionales, entre los que se incluían los viajes de Estado y sus respectivas y tradicionales cenas de gala. Si hace unas semanas le tocaba a los reyes Felipe y Letizia recibir al presidente de Corea y su esposa, ahora es el turno de Guillermo y Máxima de Holanda, que han aterrizado esta misma mañana en Alemania para una visita de Estado que durará hasta el próximo miércoles.

Artículo relacionado

Durante su primer día en Berlín, los monarcas de los Países Bajos han estado reunidos con el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, y su esposa, Elke Büdenbender para, más tarde, acudir a una cena de gala en el Palacio de Bellevue para la cual la reina Máxima ha vuelto a lucir, año y medio después, una de las piezas más preciadas del joyero real.

Guillermo y Máxima de Holanda
Gtres

Se trata de la tiara Stuart -o Estuardo- en su versión reducida, lo que significa que no la ha lucido con el impresionante diamante que completa esta pieza y que Máxima ha lucido únicamente en 2018 durante una cena de gala en el Palacio de Buckingham, mientras que la princesa Beatriz nunca lo hizo. Esta joya data de 1690, y fue adquirida por los reyes Guillermo III -príncipe de Orange- y María II, de la dinastía Start.

Máxima de Holanda
Gtres

La peculiaridad de este diamante es que es de color azul y de un tamaño considerable, en concreto 39,75 quilates, lo que lo convierte en una piedra única y muy valiosa. Motivo por el cual la argentina podría haber descartado la versión más lujosa de este estilismo ya que la crisis sanitaria ha sacado las versiones más discretas y austeras de las royals de Europa. Eso sí, Máxima ha completado su lección con más diamantes: los de su collar y sus pendientes.

Guillermo y Máxima de Holanda
Gtres

En cuanto a su vestido, la mujer del rey Guillermo ha escogido un diseño reciclado inspirado en el salón japonés del Palacio de Huis ten Bosch y creado por Jan Taminiau en tonos morados con bordados en dorado. En sus pies, la argentina ha optado por sandalias doradas de Gianvito Rossi a juego con su cartera de mano. Un look de excepción que remataba con un chal morado para protegerse el frío.