Muy intensa y movida. Así está siendo esta semana la agenda de Máxima de Holanda, una de las royals europeas con más actividad institucional.

Artículo relacionado

La reina consorte, esposa del rey Guillermo, ha arrancado el mes de octubre con una cita doble en que atender en La Haya, para la cual se ha cambiado de estilismo luciendo dos modelos diferentes.

Máxima de Holanda
Gtres

A primera hora del día, la soberana ha asistido a la apertura del foro sobre el cáncer de mama en el World Forum, un acto para el cual se ha vestido de color rosa intenso, muestra del apoyo que ofrece a esta iniciativa. Como prenda principal, Máxima ha rescatado un vestido sin mangas y con un ligero drapeado en la zona de la cintura.

Se trata de un modelo firmado, una vez más, por Natam, una de sus marcas favoritas, que estrenaba por primera vez en abril de 2015 y que desde entonces ha lucido en más de seis ocasiones. Como complementos, la reina de los Países Bajos ha vuelto a destacar: pamela de rafia de Fabienne Delvigne, guantes de piel, pashmina, bolso a juego, salones de vinilo y su inseparable reloj de Cartier.

Máxima de Holanda
Gtres

Unas horas más tarde, Máxima ha presidido el aniversario del congreso del Consejo Económico y Social. Haciendo honor al país de su marido, escogía un vestido naranja combinado con un tocado en el mismo tono con el que adornada su ya característica melena suelta.

El modelo, confeccionado por el diseñador holandés Jan Taminiau, es de manga con un escote plisado cruzado que se alarga hasta la falda, a la altura de las rodillas y con bastante vuelo. De nuevo, la argentina apuesta por un cinturón que marque su silueta, y remataba el look con unos salones dorados de la misma firma que el vestido.