Este miércoles 22 de junio los reyes Guillermo y Máxima de los Países Bajos han ofrecido la cena de gala con el Cuerpo Diplomático en el Palacio Real de Ámsterdam con la que retoman sus compromisos oficiales. El banquete se preparó para más de 150 representantes nacionales e internacionales.

Artículo recomendado

Máxima de Holanda y Mary de Dinamarca, prácticamente idénticas en la recepción de los monarcas holandeses a los príncipes daneses

Máxima de Holanda y Mary de Dinamarca, prácticamente idénticas en la recepción de los monarcas holandeses a los príncipes daneses

Una cita de gran importancia con la que los soberanos quieren mantener las relaciones entre países, que ha tenido que ser pospuesta hasta este junio desde el inicio de la pandemia. A los reyes, se sumaron la princesa Beatriz y su hermana, la princesa Margarita. "La reina y yo estamos encantados de darles la bienvenida al Palacio Real de Ámsterdam", anunciaba Guillermo de Holanda al inicio de la velada.

Guillermo y Máxima de Holanda
Gtres

Tras dar la bienvenida, el soberano tomó la palabra y pronunció un discurso abordando los principales acontecimientos que han amenazado al mundo en estos tres años. La pandemia y sus consecuencias, la guerra "injustificable" de Ucrania, los conflictos entre naciones, la pobreza y el hambre... e incluso el medioambiente. Al concluir, invitó a todos los asistentes a compartir y valorar puntos en común y a brindar por "la comunidad internacional".

A su lado, una deslumbrante Máxima de Holanda, que optó por un estilismo repleto de diamantes y rubíes con el que brilló como nunca en esta cita de tal importancia. Su elección estuvo marcada por reciclar el vestido firmado por Jan Taminiau que ha lucido en varias ocasiones desde 2009, cuando lo estrenó por para celebrar el Prinsjesdag, el Día del Príncipe.

Máxima de Holanda
Gtres

Se trata de un modelo largo en rosa empolvado, con corte entallado hasta la cintura y detalles de escote y mangas largas transparentes. Está bordado con pétalos cortados a mano y brillantes de Swarovski, adornando con ellos el torso y las caderas de la soberana. El efecto conseguido es de una lluvia de flores a lo largo de la falda.

Para combinarlo, Máxima de Holanda escogió de su joyero la tiara del Pavo Real, hecha de diamantes y rubíes, que acompañó de un elegante recogido, así como impresionantes pendientes y una gargantilla única a juego con su tiara con la que sumaba más de 1.000 piedras preciosas.