El 2 de febrero de 2002 la argentina Máxima Zorreguieta le daba el "sí, quiero" al por entonces príncipe Guillermo, heredero de Holanda, en una ceremonia que fue vista y admirada en el mundo entero. Además de los novios, un impresionante vestido de Valentino se convertía en protagonista del día, diseñado especialmente para la futura princesa convirtiéndola en una de las novias reales más elegantes de todos los tiempos.

Artículo relacionado

Una pieza única que ahora pasará a formar parte de la exposición Maison Amsterdam, siguiendo los pasos de la inolvidable Lady Di. La muestra se abrirá al público el próximo 18 de septiembre en la iglesia Nieuwe Kerk, ubicada junto al Palacio Real, donde podrá ser admirada de cerca y con todo el tiempo del mundo por todo el que lo desee.

Guillermo y Máxima de Holanda boda
Gtres

La exposición mostrará un interesante recorrido por más de 250 años de historia de la moda de Ámsterdam, pasando desde los años veinte hasta vestuarios históricos pertenecientes a diferentes etapas de Palacio, así como estilismos más actuales y modernos enfocados a las modas hippy y punk.

Además, tendrá un espacio dedicado a los nuevos talentos con el objetivo de dar visibilidad y apoyar estas creaciones que actualmente desafían las normas de género que la moda ha seguido a rajatabla durante décadas.

Guillermo y Máxima de Holanda boda
Gtres

Pero sin duda el Valentino de Máxima es una de las piezas más destacadas de la muestra, probablemente el gancho perfecto para atraer a apasionados de la moda y la historia, así como de la Realeza. El diseño de la mujer de Guillermo de Holanda formará parte de una exposición más importante que la que custodia el traje de Diana de Gales (en el Palacio de Kensington hasta el próximo mes de enero), específica de la Casa Real de Reino Unido.

El vestido de novia de Máxima de Holanda fue confeccionado en milkado de seda en color marfil. Se trata de un modelo con cuello chimenea, manga francesa, y falda de capa con detalles bordados que se remataba con una cola de cinco metros con bordados en forma de flor y encaje. Una pieza realizada a mano y valorada en 100.000 euros.