Ella, además de convertirse en una de las royals más implicadas en la lucha y el apoyo contra el covid-19, también se ha desmarcado siendo la primera reina en lucir mascarillas personalizadas a juego con sus estilismos. Hablamos de Matilde de Bélgica, quien este jueves volvía a sorprender con una elección de lo más llamativa a la par que elegante.

Artículo relacionado

Siempre discreta, siempre sencilla, la esposa del rey Felipe de los belgas no ha pasado desapercibida en esta ocasión. Vestido con un look monocromático en tono fucsia, acudía junto a su marido al preludio del concierto para el Día Nacional en el Centro de Bellas Artes de Bruselas.

Felipe y Matilde de Bélgica

Acorde con el dress code de la cita, la reina Matilde ha optado por un elegante vestido-capa que ha combinado con una mascarilla confeccionada en la misma tela. Una vez más, la royal confiaba en un diseño de Natan, una de sus firmas favoritas. Se trata de un patrón minimalista y acorde con la tendencia de vestidos con capa que tanto gustan a las royals: cuello redondo, cuerpo fluido y suelto, largo del bajo cropped, mangas largas y una gran capa que aporta movimiento y frescura a la pieza.

En cuanto a los complementos, además de la mascarilla fucsia que se ha llevado todo el protagonismo, la esposa del rey Felipe de Bélgica escogía unos pendientes y un colgante, ambas piezas de gran tamaño, un clutch de pedrería en color plata y unas sandalias de tacón con tiras finas con un acabado dorado.

[Imágenes: Belgian Monarchy]