Felipe y Matilde de Bélgica han recibido este lunes una visita muy especial, la de los líderes austríacos Alexander Van der Bellen y su esposa, Doris Schmidauer, que permanecerán en el país belga de visita de Estado hasta el próximo miércoles 23 de marzo, la primera entre Austria y Bélgica desde 1997, y también la primera recepción que realizan los monarcas desde el inicio de la pandemia hace dos años.

Artículo recomendado

La lección de solidaridad y cercanía que Matilde de Bélgica le ha dado a Letizia, Máxima y otras reinas de Europa

La lección de solidaridad y cercanía que Matilde de Bélgica le ha dado a Letizia, Máxima y otras reinas de Europa

Para darle la bienvenida al presidente federal de Austria y su mujer, los soberanos belgas han preparado una recepción en el Palacio Real de Bruselas con soldados del país, un desfile de autoridades militares y las banderas de ambos estados ondeando juntas. Bajo sus pies, una extensa alfombra roja.

Matilde de Bélgica
Gtres

Para la ocasión, Matilde de Bélgica ha escogido un estilismo de lo más favorecedor que nos recuerda mucho a las elecciones de Kate Middleton, con el que además ha puesto el toque de sofisticación y elegancia a la jornada. Se trata de un abrigo en color frambuesa con sombrero a juego, superpuesto a un vestido en el mismo tono con falda plisada.

La prenda, firmada por Natan, una de las marcas favoritas de Máxima de Holanda y de Matilde de Bélgica, está confeccionada en lana rosa frambuesa, con cuello y solapas, corte evasé, entallado en cintura con cinturón oversize con hebilla y bolsillo con tapeta que pertenece a la colección OI21 Couture.

Felipe y Matilde de Bélgica
Gtres

Su cinturón XXL ha marcado la cintura de la reina de Bélgica, un truco que ya hemos visto en otras royals de Europa además de en la mujer del príncipe Guillermo, como en Máxima de Holanda o en la reina Letizia.

La visita de Alexander Van der Bellen y su mujer estrecha aún más los lazos históricos y culturales entre Austria y Bélgica, y refuerza su voluntad común de actuar para afrontar los retos actuales y futuros, como el conflicto de Ucrania. Una situación que los reyes belgas han afrontado de forma ejemplar, cediendo varios inmuebles reales a refugiados ucranianos.