Ya en Mónaco, la princesa Charlene continúa recuperándose de los complicados meses que ha vivido en Sudáfrica por la grave infección que contrajo y por la cual permaneció "atrapada" sin poder regresar a casa. A pesar de que el Principado ha confirmado su vuelta, por el momento no hay imágenes de la mujer de Alberto de Mónaco.

Artículo recomendado

Sin descanso. Charlene de Mónaco vuelve a sufrir el ataque de otra de las exs del príncipe Alberto

Sin descanso. Charlene de Mónaco vuelve a sufrir el ataque de otra de las exs del príncipe Alberto

Esta "alentadora recuperación de la princesa" que se indica en el comunicado oficial firmado por ella misma y por el soberano monegasco ha sido posible gracias a los cuidados que ha recibido en la exclusiva Clinique Les Alpes, un entro de salud ubicado en Suiza con impresionantes vistas a Los Alpes y un coste que supera los 6.000 euros la noche.

Clinique Les Alpes
Clinique Les Alpes

Así lo ha indicado el medio alemán Bild, añadiendo que la clínica cuenta con 27 habitaciones muy lujosas donde se brindan todo tipo de atenciones. Entre sus pacientes habituales, es habitual encontrar perfiles de negocios, celebridades y multimillonarios de todo el mundo, que suelen llegan hasta allí en helicóptero.

El edificio es un "histórico castillo alpino" enmarcado en un espectacular entorno natural "en las montañas cercanas a Montreaux", indica el citado medio. En sus instalaciones no faltan los tratamientos más punteros, y cuenta también con "un menú único elaborado con productos orgánicos y frescos".

Charlene de Mónaco
Gtres

Cuenta así con salones, biblioteca, gimnasio, sauna, piscina y salas de yoga y pilates con las que se complementan las sesiones y recuperaciones de los huéspedes. Bild indica también que son más de 30 los profesionales que trabajan en esta exclusiva clínica, y que algunos de ellos llegan a cobrar hasta 12.000 euros al día por brindar sus sesiones curativas.

Clinique Les Alpes se inauguró en 2018 y es propiedad del inversor británico Patrick Wilson. Fue entonces cuando se invirtió más de 48 millones de euros para reformar un antiguo hotel, el Sonloup, y convertirlo en un centro para clientes multimillonarios.